Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

LA TRINIDAD EN EL HOMBRE: LOS CUERPOS SUTILES DEL SER

El hombre, como Dios, encierra en sí tres personas, a saber: La Mente, el Cuerpo Sideral y el Cuerpo Terrestre. ¡Siempre los tres mundos de la Cábala! El mundo divino, el Mundo Abstractivo y el Mundo Instintivo.

El cuerpo terrestre que sirve de materia y que debe necesariamente volver a la materia, se ve impulsado hacia los goces materiales, por lo cual trata de seducir y de corromper por el atractivo de los placeres sensuales a la Mente. Llamada a dominar y a guiar el cuerpo.

Tiene por auxiliares las pasiones, sobre todo la voluptuosidad. El cuerpo Sideral, es el intermediario entre el alma y el cuerpo material y sirve de lazo de unión entre el corazón, manantial de la vida del cuerpo y del cerebro, es pues, el asiento de la Vida.

La mente, el alma es la chispa divina que vive en nosotros; es nuestro guía, nuestra conciencia, nuestra antorcha durante nuestra permanencia en la Tierra.

El alma puede ser benévola con el cuerpo; puede permitirle de tiempo en tiempo gustar de los placeres de la vida terrestre, pero a condición de que no la hagan su esclava.

Si el alma es temperante y justa, si ama todo lo que es bello, noble y elevado: la humanidad, la Justicia, la buena fe y ante todo, el amor al prójimo y la caridad sublime, entonces, llegando el día de la muerte, abandona la envoltura terrestre y vuela según la atracción planetaria y va a revivir a otro Universo, donde se hace de nuevas vestiduras análogas al progreso de su belleza, dejando, por una parte, en la tierra el cadáver material, inerte en apariencia,  pero el cual ya trabaja por su propia descomposición para concurrir en nuevas creaciones, y por la otra, el cadáver sideral, que se eleva como un manto luminoso que lleva a la Luz Astral, donde todo se impregna, la imagen, el reflejo… el fantasma del cuerpo sobre la tierra.

Si por el contrario, la mente se deja subyugar por las pasiones groseras del cuerpo, si se ha permitido el engaño y la mentira, las voluptuosidades crapulosas, la injusticia, todo lo que es bajo y malo, entonces el día de la muerte, el cadáver astral, fortalecido por las condescendencias del espíritu, retendrá al alma prisionera, tal como lo estuvo en vida, entregándola al Cuerpo Sideral, que la arrastrará en los oscuros torbellinos del Plano Astral.

J. Sufurino, La Magia Suprema


Según el pensamiento filosófico y religioso, el ser humano está compuesto de tres partes: Cuerpo, Alma y Espíritu. El cuerpo se organiza en niveles, desde las células, hasta los órganos, aparatos y sistemas, permitiendo a una parte más sutil, el alma, desarrollar las actividades vitales.

La tarea del alma sería la de conocer el mundo externo y como decía Aristóteles «El Alma es sustancia, es forma de un cuerpo natural, es el acto perfecto de un cuerpo natural orgánico» el alma permitiría al hombre pensar y querer, y en todas las religiones podemos constatar que esta sobrevive a la muerte del cuerpo físico, manteniendo, durante un tiempo más o menos largo, esa unidad individual que poseía cuando estuvo acompañada del mundo material.   El hombre posee tres aspectos de su naturaleza, a los cuales podemos referirnos con estas tres palabras: Cuerpo, Alma y Espíritu. Con la palabra cuerpo se entiende aquello mediante lo cual se revelan al hombre las cosas que lo rodean. Con la palabra alma se quiere señalar aquello mediante lo cual el cuerpo une las cosas a su existencia, siente por ellas alegría y dolor, regocijo y pesar, etcétera. Por espíritu se entiende aquello que en el hombre se revela cuando, según la expresión de Goethe, él mira las cosas como ser divino. De este modo, el hombre es un ciudadano de tres mundos. Mediante su cuerpo puede percibir la materialidad que le circunda y a la que pertenece; mediante el alma, es capaz de construir su propio universo intrínseco y mental y mediante el espíritu, puede desvelar el mundo más allá de lo aparente de la fisicidad y más allá de las construcciones mentales y de la personalidad y contemplar la verdad elevada y suprema. 

Este cuerpo que podemos ver y tocar es sólo uno más de los diferentes cuerpos que componen nuestra persona, los cuerpos sutiles y el cuerpo físico se complementan para que el vehículo, en esta dimensión, pueda funcionar con fluidez.

Los cuerpos sutiles se dividen en siete, aunque podríamos hablar de muchos más que son capaces de ocupar un espacio de miles de kilómetros, e incluso, hasta otra galaxia, pero eso se escapa de la razón humana y necesitaría medirse con cuantificaciones que sólo hallaríamos en la quinta dimensión.

Estos siete cuerpos que nos envuelven tridimensionalmente en todas las direcciones en forma de algo parecido a las ondas, interactúan entre sí como filtro de todo lo que reside en el cosmos, regulando lo que penetra desde otros planos hasta la vida física.

Podríamos decir que estos cuerpos sutiles mantienen al ser humano dentro de algo parecido a un huevo energético, que sirve al mismo tiempo como protección y conexión con fuerzas invisibles.

Estos campos energéticos que nos envuelven vibran a frecuencias muy sutiles para nuestra aura y por tanto de nuestra salud física, mental y espiritual.

Al plano físico pertenecen tres de los siete cuerpos que forman el aura: El cuerpo etéreo, que es la primera capa que rodea al cuerpo Físico. El cuerpo emocional, que pertenece a las emociones y es la segunda capa. El cuerpo mental, se relaciona directamente con nuestros pensamientos  aunque esta es una descripción concreta podemos encontrar múltiples formas de describirla pudiendo ser todas correctas sin ningún problema ya que lo importante no es el contenido si no la experiencia vital personal de cada individuo y su interpretación, se hace necesario entender que somos mucho más de lo que podemos ver y tocar y que incluso hay otro YO en el otro lado del espejo que nos sueña a este lado.

Pasemos a describir brevemente los cuerpos sutiles del ser humano que están comprendidos en su aspecto tríadico y unitario. Es decir, aquello que conforma su totalidad: Cuerpo, Alma y Espíritu.

El Cuerpo Físico

Llamado también cuerpo planetario o tridimensional está constituido por: sistemas, órganos, glándulas, aparatos, moléculas, células y átomos; este cuerpo cambia cada 7 años. No es necesario hablar mucho respecto a este cuerpo, porque la naturaleza corpórea y el aspecto forma del mismo han sido objeto de investigaciones y tema de reflexión y discusión de los pensadores durante muchos siglos. Muchas de las conclusiones a las que han llegado son fundamentalmente correctas.

Todos nosotros tenemos una FORMA y mediante esa forma hacemos cosas en la vida. El Cuerpo Físico tiene 5 sentidos, y mediante ellos el ser interno percibe la vida física. Todas las relaciones del hombre con el mundo están ligadas a los cinco sentidos. Por esa razón se afana en aprovechar al máximo sus posibilidades y, sobre todo multiplicar las sensaciones sensorias, algunas son más o menos necesarias, más o menos intensas. Pero a medida que el hombre va evolucionando espiritualmente, van apareciendo para su conciencia otros sentidos, sensibilizándose en otros aspectos más elevados, y más placenteros. Si bien es cierto e importante recordar que las percepciones basadas en los cinco sentidos tienen un límite, un tope natural, como lo tiene cualquier instrumento creado.

Al Cuerpo Físico, también se le conoce como: cuerpo denso, cuerpo sólido, el cuerpo de la apariencia, el carruaje, la casa, el castillo, la forma, el Sthúla Sharira.

El Cuerpo Vital o Etérico

Es el asiento de la vida orgánica, tiene más realidad que el cuerpo físico, este cuerpo repone las energías gastadas en el trabajo por el cuerpo físico. Este cuerpo no cambia, en este cuerpo están contenidos todos los átomos de la niñez, adolescencia, juventud, madurez, vejez y decrepitud, este cuerpo pertenece a la cuarta dimensión.

El cuerpo denso se construye en la MATRIZ de este cuerpo vital durante la vida ANTENATAL. Este doble etéreo es perfectamente visible a la vista ejercitada, siendo su color de un violáceo gris, grosero o delicado en su textura, según el cuerpo denso sea grosero o fino, energéticamente hablando.

Por medio del cuerpo etérico circula la vitalidad a lo largo de los nervios del cuerpo, estos nervios físicos densos tienen su contraparte etérica llamada CONDUCTOS NADIS, y por ellos circula lo que los Orientales llaman PRANA, que vendría a ser como una energía positiva y activa, vitalizando por su acción toda su contraparte más densa, o sea el sistema nervioso del cuerpo humano. Por esta razón generalmente en nuestra literatura se la menciona como el VEHÍCULO DE PRANA al cuerpo etérico.

También en el cuerpo etérico encontramos numerosos CENTROS o CHAKRAS, que son como núcleos de fuerza, que una vez actualizados mediante métodos Ocultistas, y desarrollando altamente la espiritual, nos dan las cualidades o PODERES SUPERIORES para que en estas condiciones podamos obrar de acuerdo a nuestra divinidad inherente con toda sus Potencias Actualizadas.

El Cuerpo Astral

Llamado también cuerpo de los deseos o de los sueños, llamado también cuerpo sideral, se desprende por las noches de manera natural se puede vivenciar cuando uno está flotando en los sueños, pero conscientemente.

cuando el HOMBRE funciona sin su cuerpo físico en otra región del Universo, por ejemplo, en el Plano Astral o mundo astral, sólo puede expresar en él la parte de sus CONOCIMIENTOS y FACULTADES desarro-lladas, aquella parte de sí mismo que pueda responder a la sensibilidad superior, en una palabra, depende de la evolución adquirida del CUERPO ASTRAL, así será su rentabilidad para el Morador Interno, para el Hombre Espiritual.

El Plano ASTRAL es una Región determinada que rodea y compenetra al mundo físico, pero que es imperceptible a la observación ordinaria, por estar constituido por una clase más sutil de materia. Todos Los Átomos Físicos Tienen Su Envoltura Astral, lo que pudiera llamarse la matriz de la física. ¡Si imaginamos el mundo físico desapareciendo de la existencia sin que tenga lugar ningún otro cambio, tendríamos todavía una copia perfecta del mismo en la materia astral; y si pensamos además que todos estamos dotados de facultades astrales activas, el hombre permanecería en un principio inconsciente de la diferencia entre la vida y lo que normalmente consideramos la muerte, porque pasaríamos de un cuerpo a otro más sutil sin pérdida de conciencia. Así como en el cuerpo etérico circulaba el principio PRANA (energía vital), en el cuerpo astral actúa el principio KAMA (deseo), este principio es llamado a veces como el Alma Animal del hombre, y comprende el conjunto de apetitos, pasiones, emociones y deseos más o menos inferiores, o más o menos elevados que puede expresar o sentir el hombre durante su vida.

El Cuerpo Mental

Flota en las dimensiones pertenece al mundo de la mente cósmica. En él se hallan las leyes Matemáticas y Lógicas Los humanos tenemos el cuerpo mental lunar.

El cuerpo mental tiene una peculiaridad con respecto al cuerpo astral, ¡y es que el cuerpo mental al mostrar su parte externa en el AURA HUMANA; crece y crece, aumenta su tamaño y su actividad, vida tras vida, encarnación tras encarnación, con el crecimiento y desarrollo del hombre mismo. Como cualquiera de los otros cuerpos, el cuerpo mental es un VEHÍCULO para ser utilizado por el hombre, y su organización, su eficacia, así como la evolución del mismo, dependen en sumo grado de la ejercitación consciente y del esfuerzo constructivo para su crecimiento, en cantidad y calidad de LUZ. Pues es la “Luz” y la “Paz” la característica más sobresaliente del cuerpo mental, dando como resultado, la perfecta y amorosa inteligencia superior..

El Cuerpo Causal

El cuerpo de la voluntad llamado también cuerpo causal, este cuerpo contiene las raíces, las semillas del Yo del Mi mismo o de nuestros EGOS, este cuerpo pertenece a la región electrónica. Solo reduciendo a polvareda cósmica a nuestros agregados psicológicos podemos adquirir el cuerpo de la voluntad consciente. Es la cascara que contiene en su interior el resto de cuerpos sutiles, por tanto, su forma es ovalada. Sirve de conexión con todos los cuerpos y el YOSOY o presencia divina que YOSOY o el YO superior. El cuerpo causal es el que alberga nuestra manifestación más perfecta, es eterno y nos acompaña siempre en todas nuestras vidas, según evoluciona nuestras vidas el cuerpo causal se va haciendo más presente y luminoso. Es el cuerpo de la voluntad, “sin voluntad no se puede alcanzar el SER”, sostiene la energía de alta frecuencia de nuestra chispa divina y es la receptora y transmisora de la fuente de luz cristalina o Crística. Como su nombre bien indica hace de depósito de nuestras causas, hechos y obras acumulados en todas nuestras vidas. Se expresa con un halo de los 7 colores de los Rayos.

El Cuerpo Crístico

El cuerpo Crístico o de la Conciencia, este cuerpo lo podemos obtener cuando hayamos eliminado a los YOES o EGOS donde la conciencia queda liberada.  Se nutre de aspiraciones elevadas y amorosas: ternura, compasión para toda la humanidad. Es la intuición en el hombre. Es el Hijo. La Mónada Cósmica. Se le conoce también, en la filosofía oriental, como Cuerpo Búdico. Se le representa con el color amarillo o dorado: la Conciencia.

El Cuerpo Átmico

El cuerpo átmico o del espíritu, es la gran realidad de la vida, libre en su movimiento, donde existe la dicha y felicidad sin límites. Es la parte más sutil de la naturaleza humana. Aquí irradia el verdadero ser que se envuelve en el Cuerpo Crístico. Es el Padre. Se le conoce como Atma, o cuerpo Átmico. Es el Yo Supremo Espíritu Divino. Es la Mónada Divina. Se representa con el color azul: la Vida.

El espíritu es nuestro real ser. Nuestro verdadero yo por encima de todos nuestros aparentes yoes. Es nuestro verdadero principio, nuestra verdadera fuente. En origen y en esencia somos espíritu puro, que es a su vez una chispa de energía divina emanada del gran fuego creador. Es el espíritu, nuestro real ser el que está hecho a imagen y semejanza del Dios Verdadero.

Fuentes:

V. Sanfo, Los Cuerpos Sutiles del Hombre

R. Gilabert, El Aura y los Cuerpos Sutiles


VERSIÓN EN VÍDEO DE LA ENTRADA
Arcanos de la Sabiduría

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: