Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

LA LUZ ASTRAL


La respiración se compone de dos movimientos opuestos: la aspiración y la espiración. Estos dos movimientos forman la vida, y en cuanto cesan es porque la vida se ha extinguido. Por la ley de la armonía que rige en toda la naturaleza, todo aspira y espira aquí abajo. Los animales respiran también, y como ellos, todos los seres colocados en un grado superior de la creación. 

La flor, el árbol, la planta, aspiran el oxígeno y aspiran el azoe; el mar respira en su flujo y su reflujo, y la tierra, nuestra nodriza, también respira. La tierra es un ser vivo ha dicho Hermes Trimegisto…

…y por medio de su respiración es como se comunica con sus hijos y los arrastra en esa cadena inmensa que la une con los demás mundos de la creación. Todos los pechos humanos y celestes laten con igual movimiento.

La aspiración y espiración de la Tierra es la luz astral, recibe el nombre de astral ya que la tierra es un astro. Este es el Gran Agente Mágico.

La Luz Astral que los antiguos cabalistas han llamado de manera sucesiva tetragrama, inri, fluido magnético, serpiente, Lucifer, no es otra cosa que ese agente desconocido, esa fuerza latente que hoy día se llama luz, calor, electricidad, magnetismo. 

(…) Cada astro tiene su fuerza centrífuga, su fuerza de atracción y su fuerza de proyección y el hombre, como todo, es armonía en la Naturaleza, está en armonía con los Astros.

Así pues, el hombre como el astro, aspira por el corazón y por su cerebro, e irradia un fluido alrededor de sí, por su voz, por sus gestos y por sus ojos.

En el centro de la Tierra hay un foco de luz astral sin cesar mantenida por la impregnación del Sol, y que se reparte o expande sin cesar para remontarse hacia el cielo.

Cada astro tiene un tubo central, por el cual se une a los demás astros; el hombre también tiene un tubo central que le une con los torbellinos de luz.

El mundo está imantado como la luz del sol, y el hombre con la luz astral. Lo que se opera en el cuerpo del planeta se repite en nosotros. El hombre es un microcosmo -un pequeño mundo-, habiendo en él tres mundos análogos y jerárquicos, como en el resto de la Naturaleza.


«Existe un agente que es natural y divino, material y espiritual, un mediador plástico universal, un receptáculo común de las vibraciones del movimiento y de las imagines de las formas, un fluido y una fuerza que se puede llamar, de cierto modo, la Imaginación de la Naturaleza… La existencia de esta fuerza es el Gran Arcano de la Magia práctica.  Este fluido que todo lo penetra, este rayo que parte del esplendor del sol y queda fijo por el peso de la atmósfera y por el poder de la atracción central, este cuerpo del Espíritu Santo al que llamamos la Luz Astral y el Agente Universal, este éter electromagnético, este calórico vital y luminoso viene representado en los monumentos antiguos por el ceñidor de Isis que se ajusta en un nido de amor alrededor de los dos polos, el de la serpiente con cabeza de toro y el de la serpiente con cabeza de cabra o de perro; en las antiguas teogonías, era la serpiente que se muerde la cola, emblema de la prudencia y de Saturno. Es el dragón alado de Medea, la serpiente doble de los caduceos y la tentadora del Génesis; pero también la serpiente de Moisés que rodea la Tau, es decir, el lingam generador. Es la doble cola que forma las patas del gallo solar de Abraxas”. En sí misma es una fuerza ciega; pero los caudillos de almas, que son espíritus de acción y energía la pueden dirigir».»  

(Eliphas Levi)

La ciencia iniciática enseña que vivimos sumergidos en un océano fluídico, al que ha llamado Luz Astral. Este fluido es tan sensible que todo queda inscrito en él: el más insignificante de nuestros actos, la más tenue de nuestras emociones, el más fugaz de nuestros pensamientos. Según la tradición esotérica esta luz astral está compuesta de una materia extremadamente sutil que desprenden todas las criaturas: los seres humanos, las plantas, e incluso las estrellas. A este fluido Hermes Trimegisto lo llamaba “Telesma” y refiriéndose a él dijo: “El Sol es su Padre, la Luna es su Madre, el Viento lo ha transportado en su Vientre y la Tierra es su Nodriza.” Evidentemente, no hay que concebir el Sol (fuego), la Luna (agua); el Viento (aire) y la Tierra, únicamente como los cuatro elementos materiales conocidos, sino como los principios cósmicos básicos a partir de los cuales se ha construido la materia.

De tal modo, se puede considerar la Luz Astral como una sustancia, una especie de atmósfera que sustenta y fundamenta el plano físico, actúa detrás de éste y se halla activamente correlacionado con la Tierra, así, todo aquello que se gesta en ella, se ha gestado primeramente en ese campo o atmósfera astral. Es este el reino de las sombras y de la luz en el que los magos operan para producir sus prodigios y materializarlos luego en el plano material.

En esta especie de ecosistema fluídico, en el que transitan fuerzas activas y pasivas, que pueden manifestarse desde los planos elevados de conciencia o desde los planos inferiores, lo que consecuentemente se ha llamado: alto y bajo astral; comprende una fauna espiritual que reside en estos planos, muchos son residentes nativos de la Luz astral, otros residentes temporales que, sin embargo, tienen su origen o destino en otro sitio fuera del campo astral.

En el campo astral, pueden hallarse seres lumínicos, pero también seres de muy bajas densidades. Los hombres también podemos transportarnos a estas esferas por medio de nuestro “cuerpo astral” este está conformado por el amasijo de sensaciones, emociones, pensamientos y todo aquello que se gesta en el subconsciente, este conglomerado, también refleja una imagen en la Luz Astral que es inversamente proporcional a nuestra “máscara” mortal, es decir, ya que nuestra personalidad es construida por medio de las emociones y pensamientos, de ese mismo modo será el grado de consistencia de nuestra Luz Astral. Por tanto, todo aquello que pensemos, imaginemos, sintamos y que hace parte de nuestra máscara mortal o personalidad en este mundo material, crea una proyección o replica en el campo astral, que se refleja desde nuestro inconsciente, el cual se activa y se desplaza a esos mundos, en la fase onírica.

Así que el tipo de cuerpo astral que poseemos está determinado por la mayoría de nuestros complejos subconscientes. Cuando terminamos nuestra encarnación sobre la Tierra, y el «Cordón de plata» se suelta. pasamos a dominios astrales que se corresponden, en su grado de materia astral, con la materia que hemos construido a lo largo de nuestra vida.

La Luz Astral, la llevamos con nosotros siempre y a todos lugares. Cualquier pensamiento que tengamos deja una impresión en la impresionable sustancia de ese Campo Astral; de hecho, según la tradición, puede fundirse con una de las criaturas de ese plano y entonces se escapa de nuestro control inmediato y se sumerge en ese océano pulsante de vitalidad y de sentimientos para influir, de ese modo, en otras mentes.

Y esta sustancia astral tiene dicha capacidad debido a que es compartida con la humanidad entera y también con las demás criaturas residentes en esos planos; es así como se conforman los llamados registros akásicos que son las impresiones, más o menos estables de los pensamientos humanos: así, la felicidad, la concordia, el amor y demás pensamientos y sentimientos positivos tienen allí su reflejo, sin embargo, es más factible que se queden en este campo aún más los negativos: la ira, el dolor, las bajas pasiones, el odio…etc. puesto que los positivos pronto se sumergen a un plano más elevado que se conoce como el Astral Superior.

El plano Astral Inferior, por consiguiente, está poblado por elementos primitivos del ser que esperan su evolución a los planos elevados.

Tal como dice la Tabla Esmeraldina de Hermes Trimegisto: “como es arriba es abajo” lo que podría traducirse diciendo que: todo aquello que se mueve en los planos de la inconciencia, también lo hace en el mundo consciente, de manera que somos habitantes de dos mundos, en los cuales, la proyección y lo proyectado, trabajan por arribar a la plenitud de la LUZ UNIVERSAL.  


VERSIÓN EN VÍDEO DE LA ENTRADA

Arcanos de la Sabiduría

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: