LOS NOMBRES INFERNALES

Los demonios, los agentes inferiores del mal, tienen muchas formas y operan bajo muchos nombres y con muchos propósitos. Desde el punto de vista pagano, son parte del orden natural, entidades de ambivalencia moral que, en su mayoría, engañan e interfieren con la vida de los mortales.

Desde el punto de vista cristiano, son entes malvados: ángeles caídos, tal como hizo Lucifer, quien eligió el orgullo antes que la obediencia a Dios, y por tanto, fueron arrojados del cielo. Están condenados al fuego eterno del Infierno y servir al diablo, haciendo interminables asaltos a los seres humanos, en un intento de subvertir las almas para dominio del diablo.

Fuera del monoteísmo, los demonios también tienen una larga historia, interfiriendo en los asuntos del mundo físico y en las vidas de las personas, aunque no siempre con el objetivo de subvertir almas. Actúan como embaucadores y crean enormes molestias. Más grave aún, es cuando causan enfermedades, locura, desastres, y mala suerte. Algunos guardan rencor desde hace mucho tiempo contra toda la humanidad.

Los djinn de la tradición árabe, por ejemplo, dicen que fueron los habitantes originales de la Tierra y fueron desplazados por Dios a favor de los humanos. Por lo tanto, quieren su patria potestad de regresó, y algunos de ellos, incluso llevan a cabo una guerra de guerrillas y un enconado terrorismo contra los humanos para lograr ese fin.

Los primeros padres de la iglesia del cristianismo se cuestionaron sobre los orígenes del mal, la existencia del diablo, y las operaciones de los demonios, pero la «demonología» como estudio de lo demoníaco no se concretó hasta aproximadamente el siglo XV.

Pacto con el diablo entre Satán y hechiceros grabado del Compendium Maleficarum

En ese entonces, la Inquisición, establecida por la Iglesia Católica Romana, se reunió con el fin de reprimir la herejía. Durante los siguientes siglos, religiosos y autoridades no seculares, escribieron con gran convicción sobre los demonios y lo demoníaco y sobre la relación entre la brujería y los demonios. Miles de personas fueron acusadas de brujería, lo que, automáticamente, significaba estar en relación con el diablo para causar daño a las personas y para destruir todo aquello que se valoraba como moralmente bueno. A pesar de que hubo poca o ninguna evidencia para respaldar tales afirmaciones, los temores que suscitaba lo demoníaco en estos gremios y en el populacho, daba para deformar fácilmente la verdad y así comenzar a imaginar y creer, hasta el ciego convencimiento, en que todos los acusados de brujería, se ocupaban en pactar con los demonios y en procurarse noches de lascivas orgías demoníacas y otras actividades blasfemas. Algunas de estas ideas, aún hoy, siguen permaneciendo en el imaginario de muchas personas, como bien saben los adeptos a la Wicca.

Fuera de la religión, los demonios juegan un papel importante en el ocultismo y la magia. Son entidades, de las muchas otras que existen, con las que los adeptos pueden pactar. Así, estos pueden ser conjurados, controlados, y asignárseles tareas. En la tradición mágica, algunos demonios tienen buenas disposiciones y algunos otros no. Ofrecen a los humanos dones de riqueza, conocimiento, poder y placer, pero siempre a un precio: ¡El mayor precio es el alma!

Autor: Rosmery Ellen Guiley


Los Nombres Infernales

Aamon: Uno de los tres demonios al servicio de Satachia, también conocido como Mammon. Su nombre significa riquezas, induciendo a la avaricia. Se dice que es regente de Inglaterra.

Abaddon: (El Destructor) en el libro de las Revelaciones, es el ángel o estrella del abismo sin fondo que encadena a Satán por mil años. Se dice que fue el ángel invocado por Moisés para que enviara las terribles lluvias que arrasaron Egipto. En muchos libros apócrifos, Abaddon es considerado una entidad demoniaca, como en Ángel de la Muerte, como un demonio del Abismo.

Abaddona: (El Arrepentido) Uno de los Serafines rebeldes, más tarde se arrepintió de su pecado contra Dios.

AbeziThibod: Uno de los príncipes infernales que rigen Egipto, quien luchó contra Moisés y endureció el corazón del Faraón contra este. De acuerdo al Testamento de Salomón, era hijo de Beelzebub.

Abigor: Demonio Superior, Duque de los infiernos, hermoso caballero que lleva lanza de estandarte o cetro, y cabalga sobre un monstruo alado. Manda 60 legiones infernales. Conoce el porvenir, los secretos de la guerra y el arte de hacerse amar por sus soldados.

Abrahel: La Reina de los Súcubos. Demonia que se dedica a seducir a los pobres de espíritu (principalmente a los campesinos y gente de poca instrucción), tomando siempre la forma de una mujer bellísima que los cautiva y dispone de ellos a su antojo, llevándolos a cometer verdaderas locuras. 

Abraxas: El más antiguo de los dioses, según ciertos sirios y persas, su nombre está compuesto de las 7 letras griegas cuyo valor numérico es igual a 365. Los Basilidianos, herejes del siglo II, le hacían el jefe de 365 genios que regían los días del año. Había enviado a Cristo a la tierra como un “espectro benévolo”. Su nombre ha dado al Abracadabra mágico llevado como filacteria. En demonología, ha pasado a ser un demonio coronado, con cabeza de gallo, grueso vientre, pies de serpiente y cola raquítica, que lleva un látigo. También conocido como Abracax.

Adirael: Uno de los ángeles caídos, al servicio de Beelzebub

Addu: El Dios Babilonio de la Tormenta, también llamado Adad.

Adramelech: Presidente del alto consejo de los diablos, intendente del guardarropa de Satán. Se le representa bajo forma de mula con torso humano y cola de pavo real. En Sefarvaïm, en Asiria, se le consideraba el Dios Sol y se quemaban niños en sus altares, en honor a esta Deidad. De acuerdo a otros textos, Adramelech, en la jerarquía infernal, le corresponde el octavo sitio en los diez Sephirots malignos del Árbol de la Vida.

Andromalius: en demonología es un gran conde del infierno que tiene treinta y seis legiones de demonios a su servicio. Puede devolver tanto al ladrón como los bienes robados, castiga a los ladrones y otras personas malvadas y descubre tesoros ocultos. Andromalius es descrito como un hombre que carga una enorme serpiente en su mano.

Agalariept: Gran general del infierno, comandante de la segunda legión, tiene el poder de descubrir todos los secretos.

Agares: Gran Duque de las regiones del este del infierno. Comanda 31 legiones. El otorga propiedades, poder, títulos, incita al baile y enseña todos los lenguajes. Perteneciente al Orden de las Virtudes, se muestra bajo la forma de un Lord Benevolente, montando un cocodrilo y llevando un halcón en su puño.

Agramainio: El gran espíritu de la maldad, orado por Guiosue Carducci en su himno a Satán (“Inno a Satana” 1863)

Agramon: Demonio del miedo.

AgratBatMahlaht: Uno de las esposas de Satanás y demonia de la prostitución, es invocada en los negocios carnales con intercambio de bienes o dinero.

Ahharu: En Demonología Asiria, se tratan de malvados vampiros.

Aini: Poderoso Duque infernal que se representa de un hombre hermoso, con tres cabezas, la primera como de serpiente, la segunda de hombre, con dos estrellas en la frente, y la tercera cabeza, como de gato. Monta una serpiente y carga un atizador flameante con el que causa destrucción. Suele dar la respuesta verdadera, en cuanto a temas de importancia.

Apuch: Es el tenebroso dios de la muerte, representado en forma de cadáver parcialmente putrefacto, con el esqueleto y el cráneo visibles. Otras veces es represetado en forma de hombre con cabeza de búho. Preside el Mitnal, que es el noveno y más profundo de los mundos inferiores.

Ariman: (Ahriman) En el Avesta es el hermano gemelo de Hura Mazda (un dios bienhechor) Ahriman es su opuesto. Es considerado el Satán destructor, la fuente de todos los males en el mundo, y al igual que su hermano, esxistió desde la creación del mismo.

Alastor: Genio malhechor para los antiguos. Demonio severo, que encarna la némesis y la felicidad. Algunos lo confunden con Azazel, otros con el ángel exterminador y otros con Raum.

Alocer: Gran Duque de los infiernos, representado en caballero cornudo con cabeza de león. Manda 36 legiones. Su caballo con patas de dragón es enorme. Enseña los secretos del cielo y de las artes liberales.

Alouqua: Un demonio femenino, que también es un súcubo y un vampiro, que cansa a los hombres y los conduce al suicidio.

Amducias: Gran Duque infernal. Manda 29 legiones. Tiene cabeza de unicornio, pero aparece bajo forma humana y da conciertos invisibles. Los árboles se inclinan a su voz.

Amón: También conocido como Aamón, es Marques de los Infiernos. Manda 40 legiones. Cabeza de lobo vomitando llamas, cola de serpiente. A veces aparece con cabeza de búho u cuerpo humano. Conoce el pasado y el futuro.

Amudiel: Un ángel caído.

Amy: Uno de los ángeles caídos, en un tiempo perteneciente al Coro de los Ángeles y al Coro de los Poderes. Esta entidad enseña los secretos de la astrología y las artes y le reveló a Salomón, que volverá a su gloria en el cielo, dentro de 1200 años.

Ananel: Perteneciente al Orden de los Arcángeles, enseñó a pecar a los seres humanos.

Andras: Marques de los infiernos. Manda 30 legiones. Cabeza de mochuelo, cuerpo desnudo de ángel alado, cabalga sobre un lobo negro y blande una espada.

Andrealphus: aparece como el demonio número cincuenta y cuatro  en el tomo de demonología Pseudomonarchia Daemonum de Johann Weyer y es descrito como un Gran Marqués con la apariencia de un pavo real que hace fuertes ruidos y enseña astronomía, y cuando está en forma humana también enseña geometría perfectamente. También es descrito gobernando más de treinta legiones y teniendo la habilidad de transforman a cualquier hombre en un pájaro.

Andrealphus aparece como el 65º demonio en Ars Goetia donde es descrito de forma similar, pero también incluyendo la habilidad de hacer a los hombres sutiles en todas las cosas pertenecientes a la medición, entre otras cosas.

Ansitif. Demonio de extraordinaria maldad y sagacidad, poseyó a la Hermana Religiosa Barbara de St. Michael en 1643 durante las posesiones de las monjas a Louviers. 

Apolyon: (Destructor) Término griego que empleó el apóstol Juan en «Revelación 9.11» para traducir el hebreo Abaddon, y es el nombre que se le da al ángel del Abismo.

Araxiel: Uno de los ángeles caídos.

Araziel: Uno de los ángeles, que sostuvo relaciones prohibidas con las hijas de los hombres.

Arioch: Demonio de la venganza, diferente de Alastor. Únicamente es vengativo cuando es contratado para hacerlo.

Asbeel: Uno de los ángeles caídos.

Asderel. Uno de los ángeles caídos, que le enseñó a los seres humanos, el misterio de la Luna.

Asmodeo: Identificado a veces con Samael, la serpiente que sedujo a Eva. Príncipe de los infiernos con tres cabezas: de toro, de hombre coronado con aliento de fuego y de carnero. Pies de oca y cola de serpiente. Cabalga un dragón y manda 72 legiones. Superintendente de las casas de juego, siembra el error y la disipación. Vencido por el Rey Salomón, quien le obligó a ayudarle a construir el templo. Este demonio aparece por primera vez en el libro apócrifo de Tobit, cuando el demonio se enamora de una mujer llamada Sarah, hija de Raquel, quien ya estaba casada con 7 hombres. El demonio celoso, comenzó a matar a cada uno de los maridos de Sarah, hasta que ella le pidió ayuda a Dios, y este mando al Arcángel Rafael a derrotar al poderoso demonio.

Astaroth: es el nombre otorgado a un varón, por la encarnación medieval de una poderosa Diosa-Demonio, de nombre Astoreth. Archiduque del occidente de los infiernos. Representado como un ángel coronado, desnudo enclenque sosteniendo una víbora en la mano izquierda y cabalgando a lomos de un dragón. Tesorero infernal, ve el pasado, el presente y el porvenir; detecta los deseos secretos y concede protección a los grandes. Adora hablar acerca de la gran caída de los Ángeles, y dice haber sido él castigado injustamente, alegando que un día recuperara su lugar entre los ángeles del cielo, como el príncipe de los Tronos que solía ser. De acuerdo al Grimorium Verum, Astaroth: reside ahora en América.

Astartea: Esposa de Astaroth, quién a diferencia de su marido es extremadamente hermosa y elegante. De Plancy, en su diccionario infernal, nos informa que luce unos cuernos en forma de medialuna. Asimilada a los cultos semíticos y sumerios de Astarté o Ishtar, los fenicios la colocaron al frente de los ritos venéreos y consideraron su vagina como el centro del universo. Siguiendo esta línea, el demonólogo asevera que tuvo sólo dos hijos, pero que éstos fueron nada menos que el Deseo y el Amor. Su matrimonio con el desdichado Astaroth puede resultar a primera vista incongruente, pero obedece sin duda a un procedimiento hierogámico común a muchas cosmogonías. Si él proporciona las riquezas, y en consecuencia lo que se disfruta a la luz del sol; su mujer, Señora de los placeres más íntimos y asociados a la noche, lo sería en cambio de la luna. Esta unión y necesaria dependencia de los contrarios es acaso la más antigua intuición de la dialéctica que pueda rastrearse en la cultura, y su constante presencia en los infiernos deviene una comprobación añadida a las perpetuas y sutiles relaciones del Diablo con la inteligencia y la poesía.  

Ayperos: Príncipe de los infiernos, comanda 36 legiones. Se representa como un buitre o como un águila.

Azazel: Uno de los Jefes de los doscientos ángeles caídos, según el primer libro de Enoch. En el libro, el Apocalipsis de Abraham, se describe a Azazel como un demonio terrible con 7 cabezas de serpiente, catorce caras y doce alas. Antes de su caída, pertenecía al Coro de los Ángeles.

Baal: Gran Duque del infierno. Reina en la parte oriental, manda 66 legiones, tiene tres cabezas: gato, hombre coronado y sapo. Su torso lomudo termina en patas de araña. Hace invisibles y astutos a aquellos que le invocan. Divinidad principal de los babilonios, de los caldeos, de los fenicios y de otros pueblos orientales. Se le sacrificaban terneras y bueyes, y las mujeres se prostituían en su honor. Dios Jehová, lo destronó y mando al infierno.

Baalberith: Demonio del segundo Orden. Jefe secretario y activista del infierno. Se le ubica entre los más poderosos príncipes del infierno. Originalmente era un Dios Fenicio (Caananita). Fue el demonio que poseyó a una monja Ursulina en Provenza en 1610.

Baalzephon: Capitán y guardia de los centinelas del infierno.

Babalon: También conocida como la Mujer Escarlata, Gran Madre o Madre de las Abominaciones. Es una diosa insertada en el sistema místico del Thelema. Expuesto en 1904 por A. Crowley en el Libro de la Ley. En su forma más abstracta, ella representa la pulsión sexual femenina, así como su liberación. Asimismo, se ha identificado con la Madre Naturaleza en su acepción de fertilidad. Aparte de esto, Crowley consideraba que Babalon tenía un aspecto terrestre bajo la forma de un sacerdocio espiritual que podía ser asumido por mujeres,asimismo, la asimilaba con el To Mega Therion (La Gran Bestia) cuyo deber era manifestar las energías del actual Eón de Horus.

Su paredro es el Caos, el Padre de la Vida, y el aspecto masculino del Príncipe creador. Babalon es frecuentemente representada con una espada en la cintura y cabalgando a la Bestia bíblica. A menudo, se considera a la diosa como una prostituta sagrada, y su símbolo principal es el cáliz o el Grial.  

Bäel: Demonio citado en el Gran Grimorio, y cabeza de los poderes infernales. Primer monarca del infierno. 66 legiones le obedecen, tiene tres cabezas: de humano, de cangrejo y de gato.

Badariel: Uno de los ángeles caídos.

Balan: También conocido como Balam, Baalam y Balemm, es un ángel caído perteneciente al Orden de las Nominaciones, es muy fácil de invocar y prácticamente inofensivo. Como muchos de su especie, responde preguntas acerca del pasado y el futuro. Enseña la astucia y la fineza a aquellos que se lo piden.
Se representa como un ser de tres cabezas, toro, hombre con ojos de fuego y carnero. Más a menudo, desnudo y cornudo, con un gavilán en el puño y montando un oso.

Balban: Demonio del engaño.

Baphomet: Idolo venerado por los Templarios. De origen desconocido, el Baphomet tenía una barba blanca y dos carbunclos por ojos. Su culto era secreto e inmoral. Estaría representado sobre el cofrecillo árabe de Essaruas como andrógino blagro. En la historia de los templarios, no existe un mayor enigma, que el que encierra el misterioso personaje conocido como Baphomet.

Los mitos acerca de este ídolo, son muy diversos, unos lo nombran comouna cabeza humana, con barba, sin barba, con dos rostros, con la cabeza de un macho cabrío, el cuerpo de un hombre y alas. Todos estos mitos, son los que han hecho que se le atribuyan distintos papeles en el mundo de lo místico.

Barakel: Uno de los ángeles caídos.

Barbatos: Perteneciente al Orden de las Virtudes, entiende el canto de las aves y el lenguaje de los animales. Es un gran Conde y Duque que aparece cuando el sol se encuentra en Sagitario, con 4 Reyes nobles y 3 escuadrones.

Barbu: Demonio que posee el secreto de la piedra Filosofal.

Basasael: Uno de los ángeles caídos, antes perteneciente al Orden de los Arcángeles.

Bast: (Bastet) es una diosa de la mitología egipcia es identificada con la figura de los gatos. Muchas veces es representada con cuerpo de mujer y cabeza de gato, o simplemente como un gato de cuerpo estilizado. Se trata de una deidad encargada del deseo sexual, de la luna, la fertilidad, la maternidad o las virtudes femeninas en general. Bastet fue la diosa del fuego. Según la mitología egipcia, fue la reencarnación del alma de Isis. Y por ese motivo la llamaban la mujer del Este. La diosa Bastet tenía como hermana a la peligrosísima diosa Sejmet, aquella que era representada por la leona enfurecida. Una diosa que representa las cualidades maléficas del Sol. A pesar de que Bastet era una diosa en apariencia pacífica, si se enfadaba podía ser más colérica que su hermana, por lo que convenía tenerla contenta. Lo más característico de Bastet era que tenía una doble personalidad. Por un lado, en su lado más bondadoso, ocupa el puesto de guardiana del hogar y protectora de la familia. Además de ayudar a la fertilidad de las mujeres.

Por otro lado, posee un carácter agresivo y violento. Esta personalidad la mostraba en la lucha y en las batallas. Se dice y se recuerda de ella su valor y su carácter masculino, pues no tenía miedo a nada y solía contar las victorias por centenares.

Bathym: Duque de las regiones infernales. Se presenta como un hombre robusto, pero su cuerpo termina en cola de serpiente. Comanda 30 legiones y puede teletransportar a los hombres a donde quiera que deseen ir.

Behemoth: Buey colosal y maravilloso que los judíos decían reservado para la comida del mesías. La edad media hizo de él, un demonio enderezado.

Beherit: Nombre sirio de Satanás.

Belfegor: También conocido como Baalfegor, adorado por los moabitas en el Monte Fegor. A veces como mujer joven, más a menudo como demonio cornudo y horroroso, sentado desnudo. Distribuye las riquezas y las invenciones ingeniosas. Los rabinos precisan que se le rendía homenaje sobre la silla agujereada.

Belial: O también Beliar, fue rey de los infiernos, creado después de Lucifer y uno de los más poderosos, uno de los primeros en revelarse. Antes perteneciente a la Orden de las Virtudes y de los Arcángeles, ahora es el más vicioso de los demonios, muy atractivo. Aparece sobre un carro de fuego. El Apocalipsis le menciona llamándole “La Bestia”.

Beleth: Antes perteneciente al Orden de los Poderes, este poderoso demonio, es un gran y terrible rey de los infiernos, cabalgando un caballo pálido, y cuando cabalga, se escuchan los sonidos de melancólicas trompetas. Se le debe de recibir cortésmente y con homenaje, o su furia se hará sentir. Comanda 85 legiones y es un temido guerrero.

Beelzebu: También conocido como Belzebú y Beelzebub, este demonio es el Príncipe de los demonios. El primero después de Satán. El señor de las moscas y cuya apariencia toma a veces colosal; de rostro hinchado, coronado con una cinta de fuego, cornudo,
negro y amenazante, peludo con alas de murciélago. La tradición siria dice que es el rey de los demonios. En el Evangelio de Nicodemus VII (XXIII), se narra como a la muerte de Jesús, Satán y Beelzebub orquestaron un plan para traer el alma de Jesús a los infiernos, siendo Beelzebub el primero en enfrentar al alma de Jesús; Jesús Cristo, derrotó a Beelzebub con solo su voz, y después de que Beelzebub se tornara en contra de Satán después de la derrota, Jesús le ordenaría a Beelzebub dejar a Satán en paz, diciéndole que él seguiría siendo el Rey del infierno, hasta el fin de los tiempos. Una vez que se le invoca a Beelzebu, es extremadamente difícil deshacerse de el. Es el director de las nueve Jerarquías infernales, que están debajo de la primera, regida por Samael o Satanás. Entre sus títulos, está el de El Señor de las Moscas.

Beqa: El nombre original de Satanás, antes de pecar contra Dios y ser vencido por San Miguel. Su nombre pasó a ser Kasbeel y luego Satanail, de donde procede Satanás, su versión más corta y significa “Adversario”.

Berith: Demonio que, según ciertos alquimistas, era capaz de cambiar todos los metales en oro. Aparece cabalgando un caballo rojo y vistiendo un uniforme de soldado con una corona dorada. Su voz es persuasiva, pero es un mentiroso altamente notorio Berith invocado, cumple el trabajo de cualquier ser humano por veinte años… pero después de esos veinte años, regresa a su invocador para cobrarle su recompensa.

Biffant: Comandante de una legión, fue exorcizado del cuerpo de la joven Denise de la Caille.

Bifronte: Demonio que aparece bajo la figura de un monstruo y que cuando toma la forma humana, hace al hombre admirable en astrología y le enseña a conocer todas las influencias de los planetas, sobresale en la geometría, conoce las virtudes de las hierbas, de las piedras preciosas y de las plantas, transporta los cadáveres de un lugar a otro, se le ha visto encender antorchas en los sepulcros de los muertos, tiene 26 legiones a sus órdenes.

Bitru: Gran príncipe de los infiernos, que se aparece con forma de un leopardo alado. Cuando aparece en forma humana, es una de enorme belleza. Comanda 70 legiones y se encarga de despertar la lujuria en los hombres.

Bile: Dios celta del infierno.

Botis: Un gran presidente del infierno, que se aparece en la forma de una horrible serpiente. Su forma humana es con enormes dientes y cuernos. Está al servicio de Agaliarept.

Buer: Demonio secundario que manda 50 legiones. Cabeza de león, cinco patas de macho cabrío en estrella (avanza girando sobre sí mismo), experto en medicina, otorga felicidad doméstica y salud al enfermo. Está al servicio de Agaliarept.

Bune: Es un dragón de tres cabezas, Gran Duque de los infiernos, comandante de 30 legiones. Habla solo por signo y suele tomar forma de un hombre ordinario enriquece a todos aquellos que le sirven… Los demonios bajo su autoridad, son llamados Bunis,
su número es inmenso y poseen un enorme poder.

Busasejal: Uno de los doscientos ángeles caídos.

Caacrinolaas: Otro Gran presidente de los infiernos, manda 36 legiones. Él inspira el conocimiento e incita al suicidio.

Caballeros de L´Enfer. Estos demonios son más poderosos que los demonios sin rango, pero mucho más débiles que los demonios con título.

Cacodemonio: Mal diablo, es el nombre que los antiguos daban a los espíritus maléficos, llamaban especialmente así, a un monstruo espantoso, de aspecto horrible que no era lo bastante conocido para ser llamado de otro modo, cada hombre tenia su buen y mal demonio, los astrólogos daban también ese nombre a la duodécima habitación del sol, que es la peor de todas, porque saturno derrama en ella sus malignas influencias y de la que no se puede sacar sino temibles pronósticos.

Cambion: De acuerdo a Bodin y De Lancre, estos pequeños demonios, son el preludio a los Sucubos e Incubos. Se dice que estos demonios, son más y amables y considerados con los seres humanos, que los de otras especies. No muestran signos de vida, hasta que cumplen 7 años de edad, y escogen a un ser humano, para entrenarlo y hacerlo su sirviente.

Carrnivean: Demonio, antiguo príncipe de la Orden de los Poderes.

Catabolignes: Demonios que asesinan humanos, capaces de destruir a los hombres y hacer lo que quieran con ellos.

Caym: Gran Amo del infierno, aparece como un hombre elegante con alas de Mirlo. Comanda 30 legiones, y es uno de los más sabios en el infierno. A través de sus argumentos, logra la desesperación de quienes le escuchan.

Charun: El demonio etrusco de la muerte, que atormenta el alma de los muertos en el más allá.

Chemosh: Dios de los moabitas, luego transformado en un demonio.

Chodar: Demonio a quien los nigrománticos llaman también Belial, tiene por distrito el Oriente y manda a los demonios de los prestigios.

Chobabiel: Uno de los ángeles caídos.

Cernunnos: también conocido como «elhombreastado», es una de las manifestaciones de Nyarlathotep. Fue adorado por los celtas en rituales que usaban drogas alucinógenas como enteógenos. Posee una forma relativamente humana, con cuernos de ciervo. Parece ser que no se aleja mucho de otras de sus formas como el Hombre Negro, pero en otras se asemeja a la concepción cristiana del diablo. Asimismo, comparte semejanzas con el Hombre Verde, siendo tal vez una misma entidad.

Cimeries: Poderoso Marques que aparece como un valiente soldado montando un caballo negro. Puede hacer que un hombre parezca un soldado de su propia clase (demonio). Es el gobernante de los espíritus errantes en Africa, puede encontrar tesoros y cosas ocultas, enseña vocabulario, lógica y retórica.

Cobolios: Genios o demonios respetados por los antiguos, SÁRMATAS creía que estos espíritus habitaban los lugares más secretos de las casas y las hendiduras de los árboles y les ofrecían los más delicados manjares cuando tenían la intención de fijarse en una habitación prevenían de este modo al padre de familia por la noche, montaban un montón de virutas de carpintero y después mezclaban el estiércol de varios animales en vasos de leche, si al día siguiente el dueño de la casa dejaba las virutas y arrojaba la leche se iban a buscar otra morada.

Crocell: Un ángel caído, ahora un duque de las regiones infernales donde manda 48 legiones infernales. Pertenecía al Coro de los Poderes.

Ciciupipiltin: Demonio vampiro

Clisthert. Poderoso demonio que puede cambiar el día a la noche y la noche al día para permitir la huida de los asesinos y los hechiceros que lo invocan

Dagon: Demonio de segundo orden, vengador, gran hornero en la corte infernal, los filisteos le adoraban en la forma de un monstruo con cabeza de hombre y cola de pescado, le atribuían la invención de la agricultura, que a tantos otros se les ha atribuido.

Dalhan: Demonio que se oculta en los desiertos y devora viajeros.

Dalkiel: Uno de los príncipes infernales, regente de Sheol, asistente de Duma, el ángel de la “quietud de la muerte “.

Damballah:  Es una de las deidades demoníacas y primitivas, con orígenes del vudú africano. Se mueve de forma lenta y algo sigiloso, en su momento es capaz de realizar movimientos repentinos y extremadamente veloces lo que lo hace peligroso. Existen especulaciones de que la palabra “zombi” deriva de la palabra “nzambi”, que es referida a este demonio.

Dantalian: Duque de los infiernos, que se aparece con forma de nombre, con muchos rostros, de hombre y de mujer, sosteniendo un libro en su mano derecha. Enseña las artes y las ciencias, y revela todos aquellos consejos secretos, para todos los pensamientos humanos y también los puede cambiar a voluntad. Es un ser despiadado y puede enseñar por medio de visiones, lo que cualquier humano puede haber llegado a ser, dependiendo las circunstancias de su vida.

Decarabia: Un Marques. Él sabe de las propiedades de todas las hierbas y de todas las piedras. Vuela como un pájaro ante el exorcitas, y se esconde de el, e incluso vive con él, comiendo y cantando como las demás aves, sin que noten su presencia.

Demogorgon: Nombre griego del diablo, se dice que los hombres no debían conocerlo bajo ninguna circunstancia.

Dracs: Esècie de duende despectivo y a veces decididamente malévolo. Los dracs habitan en los ríos especialmente en el Ródano. Pueden adoptar forma humana, pero más a menudo se presentan como asnos o caballos grises. Si se monta sobre el lomo de estos animales, cuanta más gente monta, más se alarga la espalda: finalmente, cuando ya han montado a todos, el ser se lanza al agua, ahogando a todos los que lleva en su grupa. A menudo, sin embargo, el Drac es simplemente despectivo, y se divierte escondiendo los objetos y poniendo desorden.

Drácula:  Es el nombre de un Diablo menor pero potencial. Burlo a Satanás.

Dev: En la mitología persa, un demonio de enorme poder. Sin piedad e inmoral Dios de la guerra.

Duende: Espíritu juguetón que a veces atormenta a los hombres. Demonio, su asamblea es precedida por Beelzebu.

Duma: El ángel protector de Egipto, príncipe del infierno, el cual tiene miles de ángeles de destrucción bajo su mando. Es también ángel del silencio, de la quietud de la muerte.

Eblis: El Satán de los Musulmanes, su nombre se deletrea como Iblis y significa “Desesperación”.

Eisheth Zenunim: Una de las mujeres de Samael y madre de la bestia Chiva. Eisheth Senunim, se conoce como la ramera en la Cábbala y madre de la prostitución.

Eligor: Gran duque, representado como un buen caballero, que porta una lanza. Descubre cosas ocultas, causa la guerra, arma los ejércitos, provoca el amor mal sano y la perdición en la lujuria.

Emma: (v. Yemma Ten)

Empusa: Demonio del mediodía que aparece sobre todo en el mes de agosto y rompe los huesos de todo aquel que se niegue a venerarle. En sentido amplio, espectro vampiro.

Ereshkigal: Es la diosa de los Infiernos de los sumerios, esposa del dios Nergal. Un texto nos la describe con «un cuerno como el de un cabritillo en la frente, puntiagudo, tiene orejas de oveja y manos humanas, su cuerpo es el de un pez y está curvado en la espalda; de la cintura a los pies es un perro, está cubierta de escamas como una serpiente.

Equidna: Monstruoso ser femenino de la época primordial, hija, según algunos de Phorkys y Keto, según otros de Crisaor y Calíroe, o también de Gea y Tártaro (en este último caso es por consiguiente hermana de Tifón y Pitón) su aspecto es de mujer en la parte superior del cuerpo y de serpiente en la inferior. Era inmortal y con Tifón engendró toda una serie de monstruos célebres (La Quimera, la Hidra, Ortro, Cerbero, La Esfinge y el León de Nemea) Según una variante del mito, los últimos dos monstruos son, en cambio, hijos no de Tifón, sino de Ortro, unido incestuosamente con la propia madre.

Erinias: también llamadas furias. Son los más célebres entre los demonios que personifican la pena para quien es culpable de los más graves crímenes. Según Hesíodo, son hijas de la Noche, Nix, nacids de la sangre de la mutilación de Cronos. Junto a los Gigantes, sus hermanos, son las guardianas de la justicia olímpica, del cual son el brazo vengador.en este sentid, pese a su furia sanguinaria, son consideradas potencias positivas. Su eufemística denominación de Euménides, más que una forma de conjuro, es un reconocimiento de su papel fundamental en la consecución de un comportamiento justo.

Ertrael. Uno de los ángeles caídos.

Estolas: Gran príncipe de los infiernos que manda 26 legiones. Aparece como búho coronado de tres largas patas o como hombre que enseña la astrología y el valor de las plantas y las piedras preciosas.

Eurynome: Demonio perteneciente al Alto Orden. Con enormes colmillos y piel de zorro. Príncipe de la muerte también llamado Eurinomos. Su aspecto es horroroso y repulsivo en grado sumo. Muestra una expresión feroz y lo evocan los brujos para dar muerte a los que los odian. Manda grandes legiones.

Eurinomo. Él que «come la carne de los muertos, dejando solamente los huesos». Príncipe del infierno que se alimenta de cadáveres. Representado por el pintor Pausanias en un color entre cerúleo y negro como son las moscas posadas sobre la carne, muestra los dientes, una piel de buitre está extendida bajo su asiento. El célebre pintor había hecho campear la siniestra figura negra y azul de un Demonio caníbal que Dante no conoció ciertamente la obra de Pausanias. Eurinomo es, probablemente, el símbolo griego de la putrefacción. 

Escila: Hija de Forcis y Hécate, o de Forbas y Hécate, o de Tifón y Equidna, o incluso de Lamia, Escila era una doncella de gran belleza convertida en un monstruo horrible y peligroso por los celos de una diosa (Circe o Anfitrite). Según una versión, Glauco se había enamorado de la doncella y había rechazado el amor de Circe, que en consecuencia había transformado a la rival en un monstruo de busto femenino, pero con seis cabezas de perro que salían de la cintura; según otra versión, en cambio, era Poseidón quien se había enamorado de Escila, y entonces Anfitrite, celosa, había rogado a Circe que transformase a la doncella en monstruo. Una tercera versión, fusión de las dos primeras, narra que Escila, enamorada de Glauco, había rechazado las proposiciones amorosas de Poseidón, que la había castigado con la horrible metamorfosis. En homero, Escila tiene doce pies y seis bocas sobre largos cuellos, que ladran incesantemente. En la iconografía posterior, se humaniza parcialmente, recuperando la parte superior de doncella seductora, cuyo cuerpo termina, sin embargo, en cola de pez o de delfín, y de cuyos hombros salen cabezas de perro. Otras veces también se añaden a su imagen unas alas, ora de pájaro, ora de murciélago.

Ewah: Él es un demonio. La simple vista de Ewah causa la locura.

Fenrir: Uno de los peculiares hijos de Loki es este gigantesco lobo al que los dioses no podían controlar. Feroz como pocas criaturas de la mitología nórdica, Fenrir está predestinado a tener un papel importante en el Ragnarök. Cuando Fenrir era un cachorro, devoraba tanta comida que empezó a crecer a un ritmo sorprendente. Llegó un momento en el que los dioses empezaron a preocuparse, y finalmente resolvieron aprisionarlo antes de que fuera demasiado tarde. Primero probaron con la cadena Leding («costumbre»), pero el animal sólo tuvo que estirarse un poco para romperla. Entonces, los moradores de Asgard probaron con otra cadena aún más fuerte, Dromi («ley»). Pero Fenrir apenas tuvo que dar un tirón para quebrarla. Llegados a este punto, los æsir y los vanir recurrieron a los habilidosos enanos para encontrar un remedio. Los enanos fabricaron Gleipnir («conciencia»), una cinta mágica que parecía ligera y sedosa, pero era irrompible.

Estaba hecha con los siguientes seis materiales: las barbas de una mujer, las raíces de una montaña, el soplo de unos peces, los tendones de un oso, el sonido de las pisadas de un gato y la saliva de un pájaro.

Con este objeto mágico, los dioses se aproximaron a Fenrir para sujetarlo de una vez por todas. Lo llevaron a la isla Lyngvi, en el lago Ámsvartnir, y para engañarlo le dijeron que iban a colocarle una cadena para ver si era capaz de romperla, ya que ellos no eran capaces. Sin embargo, el lobo desconfiaba ya tras los repetidos intentos anteriores. Para que no lo tacharan de cobarde, accedió, pero poniendo una condición:  que uno de los dioses le colocara su mano entre las fauces. Tyr, el valeroso dios de la guerra, fue el único con coraje suficiente como para hacerlo.

Y así, mientras Fenrir tenía la mano de Tyr aprisionada entre las mandíbulas, los dioses amarraron a la bestia. Comprobando que esta vez sí iba a quedar atrapado, Fenrir mordió la mano de Tyr y se la arrancó de cuajo. A partir de entonces, el lobo permanecerá encadenado hasta el día del Ragnarök.

Flauros: Gran General del infierno, se aparece con forma de leopardo y en su forma humana, tiene un rostro horrible y los ojos color rojo. Incita a los demonios y espíritus a atacar a sus enemigos los exorcistas. Comanda 20 legiones, y conversa gustosamente de la creación del mundo y de la caída de los ángeles… incluyendo su propia caída.

Fleuretty: Teniente de las huestes infernales.

Focalor: Poderoso duque, con forma de un humano alado. Controla los vientos y el mar, ahoga a los hombres y hunde a los barcos. Espera volver a su gloria en la Orden de los Tronos dentro de 1050 años.

Foras: También llamado Forcas, Gran presidente y caballero del infierno, comándate de 29 legiones. Conoce las propiedades de las piedras y las hierbas, enseña lógica, retórica, quiromancia, piromancia. Puede hacer a un hombre invisible e inteligente en el uso de las palabras, además de poder localizar objetos perdidos y tesoros escondidos. Se le describe como un hombre viejo, de cabello largo y barba blanca.

Forau: Demonio al servicio de Sargatanas.

Forneus: Gran Marques aparece como un monstruo del mar. Enseña las artes y las ciencias, da buena reputación a los hombres y les enseña el conocimiento de las lenguas, además de hacerlos seres amados por sus enemigos y por sus amigos por igual.

Furcas: Un duque del infierno, que aparece como un cruel hombre viejo, de cabello canoso y una barba muy larga, cabalga un caballo largo y tiene en la mano derecha una lanza afilada. Comanda 20 legiones, y enseña filosofía, retórica, quiromancia, piromancia, lógica perfectamente en todas sus partes.

Furfur: Un gran conde del infierno, que hablará únicamente cuando completen el triángulo (de la invocación), cuando esto sucede, toma la forma de un ángel y habla con una voz ronca. Comanda 26 legiones y crea truenos, relámpagos y viento; sabe respuestas a preguntas secretas y ocasiona el amor entre hombre y mujer.

Gaap: Un ángel caído, ahora gran príncipe del infierno, con 66 legiones de espíritus infernales a su cargo. Antes de su caída, pertenecía al Coro de los Poderes.

Gadereel: Ministro de Satanás. Este Demonio, en libros apócrifos, se supone que fue el que se convirtió en serpiente y tentó a Eva, en lugar de Samael.

Ghaddar: Un demonio del desierto cerca, del Mar Rojo. Devora los genitales de los viajeros.

Ghoul: O Ghul, en las supersticiones orientales, se trataba de un espíritu o espectro, que chupaba la sangre de los vivos y que desenterraba cadáveres, para acto seguido, devorarles el corazón. Demonios carroñeros.

Goleo Beeban: Demonio femenino del desierto, patrona de las mujeres que han elegido la vida sin pareja, pero también de las condenadas a ese estado por temor a los riesgos que supone la entrega y las imprevisibles servidumbres que acompañan al amor. Hostiga con particular dedicación a los melancólicos, y en las áridas planicies de Arabia se la conoce cómo «El espíritu de la Soledad». Se cree que tiene potestad sobre los djinns, aquellos pequeños e indiscretos demonios de los desiertos. Sus adeptas le prodigaban toda clase de ofrendas frutales, y ella a cambio les otorgaba el consuelo ante la desesperación de la soledad, ante el horror que supone encontrarse en la senectud sin sentir la calidez de otro cuerpo en el lecho.

Golab: Su nombre significa incendiarios, ángeles caídos, enemigos acérrimos de los serafines contra los cuales batallan constantemente. También es el nombre de una de las Sephirots (Séfiras) Maléficas al reverso del Árbol de la Vida.

Goap: Príncipe de la región oeste del infierno.

Gomory: Bellísimo demonio femenino que monta en un elegante camello, coronada con una diadema y envuelta en una túnica casi transparente. Su especialidad es volver apasionadas a las mujeres indiferentes e incluso frígidas. Aquellas que se encomiendan a su protección, descubren con asombro todas las maravillosas posibilidades de su sexualidad. Claro que todos los dones tienen su lado oscuro, y el de los otorgados por Gomory son ciertamente sombríos. Muchas de las damas que claman por su ayuda para mejorar su inexistente vida sexual, lo hacen sólo mediante la imposición de sus maridos. Terrible error del que pronto se lamentarán, ya que Gomory ayuda a las mujeres frígidas e indiferentes, y no a las insatisfechas. Imaginamos que los hombres del desierto no son, siguiendo una medida occidental, demasiado «atentos» en cuanto a la satisfacción femenina; y cualquier problema de lubricidad es atribuida a la frigidez, y no a la falta de pericia en las caricias viriles. Gomory no tolera esta situación, no soporta que una mujer quede insatisfecha por la insensibilidad del hombre, por lo que revierte la situación de manera drástica; haciendo que las insatisfechas damas se conviertan en verdaderas vampiresas del sexo, logrando consumar durante horas todas las fantasías que hasta ese momento sólo pertenecían al sueño y a la utopía. Además, es un poderoso duque del infierno. Descubre el pasado, presente y futuro, encuentra objetos perdidos y procura el deseo sexual a las mujeres y a las jovencitas.

Gorgonas: Eran tres hermanas, hijas de los dioses marinos Phorkys y Keto. Sus nombres eran Esteno, Euriale y Medusa. Su reino estaba en los confines del mundo, cerca de la morada de Nix, la Noche. Su aspecto no era de los más tranquilizadores: tenían la cabeza rodeada de serpientes (o bien la cabellera misma estaba formada por serpientes), colmillos prominentes, semejantes a los de los jabalíes, manos de bronce y alas de oro que les permitían volar. Su mirada era capaz de transformar en piedra a todo aquel con quien se cruzasen. De las tres, solo Medusa era mortal. Tras la derrota de Medusa, las dos supervivientes se fueron a vivir junto a las puertas del Hades.

Gurson: Rey establecido, del sur del infierno.

Guseyn: Demonio al servicio de Agaliarept.

Guta: Un mortal demonio húngaro, que golpea a sus víctimas hasta la muerte.

Habergais: Es un íncubo que tiene cabeza de cabra, cuerpo de pájaro y tres patas; su cabeza es enorme comparada con el cuerpo. Se introduce en los dormitorios a través del agujero de la cerradura y oprime a los durmientes, apoyando la cabeza sobre su pecho. Parece ser hijo de un igualmente fantástico pájaro de tres patas, cuyo trino penetrante es presagio de muerte. 

Hagenti: En mitología demoníaca, Haagenti es un gran presidente de los infiernos, según se describe en el libro de magia titulado Grimorio y en el Ars Goetia. Se le representa como un monstruo espantoso con la forma de dragón o como un toro con alas de grifo. Bajo sus enseñanzas los hombres se vuelven sabios. Conoce todos los secretos del hermetismo, la transmutación del agua en vino y viceversa, de los metales en oro, instruye sobre el libertinaje y el crimen.

Haborym: Demonio del fuego y del holocausto. Es un duque del infierno que comanda 26 legiones infernales, con tres cabezas, de humano, de gato y de serpiente. Lleva consigo una antorcha.

Hakael: Uno de los ángeles caídos, conocido como el séptimo Satanás.

Halrinach: Demonio femenino que organiza las más variadas catástrofes meteo-rológicas, ya que no alcanza el placer si éste no va acompañado por la violencia de los huracanes y los vientos. 

Hantu Pusaka: Demonio del Himalaya

Hantu Penyardin: Vampiro del Himalaya.

Haures: También llamado Flauros, Hauras, Haures o Havres. En demonología, Haures es un Gran Duque del Infierno, que tiene treinta y seis legiones de demonios bajo su mando (veinte acordes con Pseudomonarchia Daemonum). Da respuestas certeras de todas las cosas del pasado, presente y futuro, pero primero debe ser obligado a entrar en un triángulo mágico o si no mentirá, engañando al mago y burlándose de él. Pero si entra en el triángulo responderá con la verdad, y con mucho gusto hablará sobre divinidad, la creación del mundo, de sí mismo y de otros ángeles caídos. También puede destruir a todos los enemigos del mago prendiéndoles fuego. Si el mago se lo pide, no caerá en la tentación de ningún espíritu en ninguna forma. Comúnmente la gente le presenta como un leopardo humanoide con grandes garras. Haures se muestra como un fuerte y terrible leopardo que bajo petición del mago cambia a un hombre con ojos de fiera y una expresión horrible. Haures también puede ser llamado cuando un mortal desea vengarse de otros demonios. Esto se incluye en su capacidad para destruir a los enemigos del mago.

Hécate: Hécate es una diosa con origen arcaico y muy compleja y misteriosa puesto que sus atributos fueron cambiando con el tiempo, siendo asimilada con otras diosas.

Hesíodo la presenta como hija de Asteria y Perses, descendiente directa de la generación de la los Titanes e independiente del panteón Olímpico. Zeus reconoce sus poderes y sus antiguos privilegios. Extendía su benevolencia a todos los hombres concediendo los favores que se le piden en todos los ámbitos (prosperidad material, don de la elocuencia, victoria en las batallas y juegos, etc.) pues su poder es inmenso. Con el tiempo, la anterior Hécate se difumina y aparece una Hécate oscura e inquietante vinculada al mundo de las sombras. A diferencia de Artemisa, que representaba la luz lunar y el esplendor de la noche, Hécate representaba su oscuridad y sus terrores. Se creía que, en las noches sin luna, ella vagaba por la tierra con una jauría de perros fantasmales y aulladores que precedían su aparición. Ella enviaba a los humanos los terrores nocturnos, apariciones de fantasmas y espectros como Empusa, que comía carne humana, tenía un pie de bronce, presentaba toda clase de formas y se aparecía especialmente a niños y mujeres para asustarlos.

Hécate era la diosa de la hechicería y lo arcano, y la veneraban especialmente magos y brujas, quienes le ofrecían en sacrificio corderos y perros negros al final de cada lunación. A estos se les aparecía con una antorcha en la mano o en forma de distintos animales: yegua, perra, loba, etc.

Sin embargo, los marinos la consideraban su numen titular y le pedían que les asegurase buenas travesías.  Los romanos la identificaron con Trivia cuya efigie presidía las encrucijadas de los caminos, lugares vinculados con la magia. Se creía que Hécate y su jauría de perros aparecían en esos espacios apartados, que eran para los viajeros lugares demoníacos y espectrales. Allí se levantaban estatuas en forma de una mujer de triple cuerpo o bien tricéfala. Eran muy abundantes, antiguamente, en los campos, y a su pie se depositaban ofrendas. Hécate se unió primero a Forcis y fue madre del monstruo Escila; después a Eetes, de quien obtuvo a Circe y a Medea. Según la versión del mito estas últimas aparecen como hermanas o sobrinas. Asimilada a Artemisa, se la representa como una joven con peplo y llevando sobre la frente el creciente lunar (o la diadema cilíndrica denominada polos) y una o dos antorchas en las manos. El arte representa también a Hécate a menudo con tres cuerpos o tres cabezas y con serpientes entrelazadas alrededor de su cuello ya que es una divinidad triforme: lunar, infernal y marina.

La mitología también nos habla a veces de Hécate como una de las diosas menos conocidas, hija menor de Zeus, que había sido diosa de la Luna. En el Hades gozaba de gran autoridad, porque era conocida como la reina invencible y presidía las ceremonias de expiación y purificación de las sombras a las que se les permitía reparar las malas acciones de su vida pasada. Férrea era un sobrenombre de Hécate.

Hivvah: Hijo de Semyaza.

Hyyah: El otro hijo de Semyaza.

Iadalbaoth: Para los Gnósticos, este era el primer arcón o espíritu obscuro.

Iblis: v. Eblis

Incubo: En la Europa Medieval, un Incubo, era un demonio masculino (la contraparte del Súcubo), que visitaba a las mujeres en sus sueños, y después de seducirlas, tenías relaciones sexuales con ellas en esos sueños. Las mujeres que caían víctimas del Incubo, no podrían pararse… otra leyenda dice, que les quitaban el alma, mediante el sexo. La víctima del Incubo, podía quedar embarazada, y el hijo crecía como un humano normal, solo que desarrollando habilidades mágicas. Al crecer, el niño podría convertirse en un poderoso Hechicero o en un ser de gran maldad. Una vieja leyenda dice, que el Hechicero Merlín, era el producto de la unión de un Incubo con la de una Monja. Otra leyenda, dice que El incubo y el Súcubo, eran ángeles caídos. Incubo en latín, significa “pesadilla”.

Ipos o Ipox: es un príncipe y un gran marqués. Tenía una apariencia extraña con el cuerpo de un buitre, una melena de león, una pata de ganso y una cola de conejo. Tiene la capacidad de darle alegría y valor a una persona. Ipox lidera 36 legiones de demonios.

Is Dahut: Demonio femenino o súcubo que encarnó en una princesa bretona a la que dio su nombre y transformó en la más lujuriosa de las mujeres que hubiesen vivido en el país. Tan desproporcionado era su apetito erótico que llevó a la muerte por agotamiento a todos los nobles y guerreros de la corte; hecho que colmó la paciencia de su santo padre, el rey Gralán. Este piadoso monarca clamó al cielo pidiendo un castigo ejemplar para la excitable muchacha. Los ruegos fueron escuchados y la joven fue convertida en la que desde entonces es la profunda y amplia bahía de Douarnenez, entre la península de Crozón y la de Cornualles; metáfora acaso excesiva de la perpetua humedad de su sexo. 

Isthar: Ishtar era la diosa del amor, la guerra, la fertilidad y la sexualidad. Era hija de Anu. Era particularmente adorada en el norte de Mesopotamia, en las ciudades asirias de Nínive, Aššur y Erbil.  Aparte de los leones de su puerta, su símbolo es la estrella de ocho puntas. En el panteón babilónico, es la personificación del planeta Venus.  Tuvo muchos amantes; sin embargo, como señala Guirand:

¡Ay de aquel a quien había honrado Ištar, la diosa caprichosa trataba cruelmente a sus amantes de paso, y los infelices desgraciados suelen pagar un alto precio por los favores amontonados en ellos! Los animales, esclavizados por el amor, perdían su vigor nativo: cayeron en las trampas colocadas por los hombres o fueron domesticados por ellos. ‘¡Tú has amado el león, poderosos en fortaleza’, dice el héroe Gilgameš a Ištar, ‘y has cavado pozos para él siete y siete! Has amado el corcel, orgulloso en la batalla, y le has destinado el cabestro, el aguijón y el látigo.

Su culto podría haber implicado una prostitución sagrada, aunque es discutible. Guirand señaló su ciudad santa Uruk como la «ciudad de las cortesanas sagradas» y a ella como la «cortesana de los dioses».

Jeqon: Uno de los principales ángeles rebeldes, que tentó a los demás ángeles al pecado.

Jezbeth: Es uno de los Archidemonios más extraño que existe ya que tiene un trato muy agradable, y sus modales están muy lejos de la seriedad y severidad que tienen la mayoría de sus homólogos. Gran huelguista, parece un joven guapo y encantador, algo afeminado, aunque exuda una gran confianza en sí mismo y una cierta arrogancia. La razón de este comportamiento es que Jezbeth es el demonio de las maravillas imaginarias, el fraude y el engaño. Con él alrededor, nunca puedes estar seguro de lo que es real y de lo que no lo es, ya que le gusta alterar toda la realidad a su alrededor, y lo hace casi inconscientemente. Así, durante siglos y milenios, los mortales lo han invocado en el plano material como protector de los mentirosos y de los estafadores, para liberarlos de las garras de la ley terrenal; convirtiéndolo en uno de los Archidemonios más populares. Como anécdota sobre Jezbeth, es digno de mención que su nombre tiene un tono muy femenino, y de hecho, algunos creen que se trata de una demonio, cuyo primer y más largo engaño es hacerse pasar por un hombre.

Kali: Kali es una violenta diosa hindú asociada a la muerte y a la destrucción. Se la representa como una diosa oscura y violenta, se presenta como la esposa del dios Shiva en ocasiones se representa danzando sobre él o portando cuchillos y salpicada por la sangre de sus víctimas de las que lleva una mano cortada como guirnalda. Nació del entrecejo de la diosa Durga, mientras combatía al mal. Allí se ensimismó Kali, matando demonios enloquecida, hasta que la detuvo su marido, el dios Shiva, al arrojarse bajo sus pies. Kali al darse cuenta de que estaba de pie sobre Él, en shock sacó la lengua y se detuvo. Sin la shakti (el poder femenino), Shiva (el poder masculino) es inerte. La diosa promueve la destrucción como parte primordial del amor. Kali representa el ciclo de vida que ha estado y seguirá, ciclo natural y constante. Vida y muerte, renacimiento y vida.

Kasbeel: Su nombre significa “ el que engaña a Dios “ y es el ángel vencido por Miguel, que posteriormente sería renombrado
como Satanás.

Kasdaya: Uno de los principales ángeles rebeldes.

Kingu: Demonio de Mesopotamia, que se volvió el consorte de la Diosa Tiamat.

Lamia: Dos clásicos de la demonología, Ulrico Molitor (de Lamiis et pythonicis mulieribus,1489) y Jean de Wier (Lamiis líber,1577) se han ocupado extensamente de este personaje fabuloso, casi siempre mencionado en plural, aunque con los típicos prejuicios de su época, asociándola a la brujería y viendo en su imagen una suma de todos los aspectos negativos de la femineidad. Enajenada desde los orígenes del mito, a causa de una injusta venganza (la divina Hera, celosa de sus amores con su marido Zeus, mató a casi todos los hijos que ella había concebido con el dios, la única que logró escapar a la venganza fué Escila). Lamia y sus pares se cebaron desde entonces en los niños ajenos y en sus padres; vampirizando a los pequeños y seduciendo hasta la demencia a los adultos, en represalia por sus hijos perdidos y por despecho hacia la deidad que la gozó en el lecho, pero que no se dignó a defenderla de la cólera celeste. Se la conocía también bajo el nombre de Anatha, y una de sus curiosas habilidades consistía en poder quitarse los ojos a voluntad, incluso llegó a ayudar a varios héroes prestándoles sus globos oculares. Bajo el nombre de Empusa adquirió, ya entre los romanos, la característica central con la que su sombra ha llegado hasta nosotros. Es la enemiga por antonomasia del género masculino, al que hace responsable del mal trato y de la discriminación que en general padecen las mujeres. Conocida como «La devoradora de hombres», ya que su leyenda la acusa literalmente de comérselos, luego de cautivarlos con una belleza que nunca otorga lo que promete, y de atraerlos para consumar sus propósitos a lugares desiertos. La moderna simbología ha querido ver en ésta singular demonia el arquetipo del temor ancestral de los varones ante el misterio de lo femenino, y también la famosa y explícita metáfora freudiana sobre la «vagina dentada».

Lamias: Reina de Libia, que espachurraba a las mujeres embarazadas para comérselas, de los fetos de estas, se deriva el nombre de Lamias, también demonios que se encuentran en los desiertos bajo la figura de mujeres con cabeza de dragón en la punta de los pies.

Lehahiah: Un ángel caído, el cual en un tiempo fue uno de los setenta y dos ángeles de la SheHamphora.

Leonardo. Amo de los Sabbats. Este demonio, es del Primer Orden, y es el Inspector de Magia Negra y Hechicería.

Leraie: Gran Marques del infierno, comanda 30 legiones. Se aparece con la forma de un arquero. Hace que las heridas por arco de flecha, comiencen a podrirse.

Leviathan: Monstruo del que habla la Biblia ( AT, ver a Jonas). La tradición rabínica hace de él un demonio andrógino. Tiene el grado de Gran Almirante. Este demonio, era la enorme ballena que aparecía en las leyendas de los hebreos.

Él es el Amo Demonio de los Océanos, ninguna arma hecha por el hombre, podía lastimarlo, también era el Rey de las Bestias, temido por Dios y por los hombres por igual. Se le asocia comúnmente, con el Tiamat de Babilonia y la Hidra de Grecia.

Lilith: Lilit (Is 34,13) es una deidad hembra de Babilonia que dio origen a la leyenda judía de esposa-demonio de Adán. En Mesopotamia tenía mucha importancia la creencia en los seres sobrenaturales o deidades y espíritus de los muertos o muertos
vengativos. Los primeros podrían ser de muchas clases: monstruos que acechaban en lugares desérticos; labartu, demonio femenino de las montañas; Sedu y Lamassu, seres ambivalentes que podían actuar como espíritus tutelares o como espíritus maléficos; Namtaru era el demonio de la peste; Pazuzu era un demonio del viento; Lilitu (de la que se deriva Lilit, “bruja nocturna”) era un demonio súcubo que visitaba a los hombres por la noche. Los rasgos de estos seres son terroríficos. Lilitu es representada como una mujer hermosa desnuda con alas y con garras en lugar de pies… Según la Cábala, una entidad demoniaca, que goza en matar niños pequeños. Fue la primera esposa de Adán, creada de la tierra al igual que él. Ella no aceptó servir a Adán y escapó del jardín del Edén. Dios mandó a sus ángeles, para tratar de disuadirla, pero ella se rehusó a seguir con Adán y Dios la maldijo, haciendo que todos los hijos que ella pariera, morirían. Lilith paría hasta cien hijos por día. Ahora Lilith, es la consorte del demonio Samael, con quien procrea cientos de demonios.
Antes de convertirse en la Señora de los Demonios, durmió una noche más con Adán, de donde dicha unión, nacieron Shedim, Linin y Ruchin.

Loki: Demonio teutónico.

Lucifer: Este nombre significa el dador de luz y es erróneamente adjudicado a Satanás. Esto se debe a un pasaje en el libro de Isaías, donde el profeta menciona a Lucifer como un ángel caído y el hijo de la mañana. Isaías estaba aludiendo al Rey Nabucodonosor en esta descripción, según autoridades rabínicas.
El nombre en realidad, se refiere a la estrella del amanecer o del atardecer, lo que lo relaciona con Venus.

En el Cristianismo, Lucifer y Satanás, son la misma entidad, debido a la identificación hecha por algunos de los padres de la iglesia, como San Jerónimo. Existen leyendas, que dicen que Lucifer, fue el primero de los ángeles caídos, no Satán, y que él, es quien gobierna los infiernos.

En el Luciferismo, se le adora a Lucifer considerándolo el ángel de la luz, que debe liberar al hombre de la servidumbre del Creador. Ha de distinguirse del Satanismo.

Lucifuge: También conocido como Lucifuge Rofocale, es una de las más poderosas entidades infernales, donde actúa como Primer Ministro. Tiene control sobre los tesoros y las riquezas del mundo. Rehuye de la luz, y solo logra hacerse de un cuerpo, en las noches.Principio del formulario

Malphas: En demonología, Malphas es un poderoso Gran Presidente (un Príncipe para algunos autores) del Infierno, teniendo cuarenta legiones de demonios bajo su mando. Construye casas, torres altas y fortalezas, derriba las construcciones de los enemigos, puede destruir los deseos o pensamientos del enemigo (y/o hacer que el mago los conozca) y todo lo que han hecho, proporciona buenos familiares. Malphas acepta gustosa y amablemente cualquier sacrificio que se le ofrezca, pero después engañará al mago. Se muestra como un cuervo que tras un rato o bajo petición cambia la forma de un hombre y habla con una voz ronca.

Mathus: es un Conde del Infierno que comanda veintiséis legiones de demonios y el cual se dice que tiene una voz áspera cuando habla lanza objetos es un demonio que atormenta a los mortales incluso a los espíritus. Malthus construye torres y las llena de municiones y armas, como una clase de armero. Es un príncipe del Infierno. También se dice que manda a sus legiones a combatir o a lugares designados a demonios de alto rango. Se muestra en la forma de un gran cuervo.

Mammon: Jefe de la 9ª jerarquía de los demonios, capitán de los tentadores, insidiosos, y embaucadores, los cuales se enroscan alrededor del hombre para contrarrestar al ángel bueno.

Mantus: Dios etrusco del infierno.

Mara: En el budismo, es el jefe de todos los demonios, personificación del mal y de los aspectos de la realidad contra los cuales erigió Budda su doctrina.

Marax: es un Gran Conde y Presidente del Infierno, teniendo treinta y seis (treinta y dos según otros autores) legiones de demonios bajo su mando. Enseña Astronomía y otras ciencias liberales, y brinda buenos y sabios espíritus familiares que conocen las virtudes de las todas hierbas y de las piedras preciosas. Es representado como un gran toro con la cara de un hombre.

Marbas: También llamado Barbas, es, según la demonología, un demonio con el rango de presidente que aparece como un majestuoso y feroz león, pero que en presencia de los exorcistas aparece con forma humana. Tiene bajo su mandato a treinta y seis legiones de demonios y, según el Libro de San Cipriano, está bajo el dominio de Lucífugo Rofocale. De acuerdo a la descripción del Ars Goetia y del Pseudomonarchia daemonum, Marbas imparte habilidades mecánicas, responde con verdad preguntas secretas, causa y cura enfermedades, y puede transformar a los hombres en varias formas. Aquel que lo invoque tiene derecho a una pregunta a la que Marbas responderá con la verdad a cambio de su alma, a excepción de brujos que roban almas; después de esto no se le puede volver a invocar en vida (a menos que se tengan más almas para ofrecerle).

Matmata: Entidades demoniacas, que asedian sobre todo a las mujeres encintas. Nacen del humo del estiércol o del polvo y son fácilmente distinguibles por la hipertrofia de sus testículos y por sus pies dispuestos en sentido contrario al normal. 

Marchocias: es un poderoso Gran Marqués del Infierno, que comanda treinta legiones de demonios. Es un fuerte y excelente luchador y muy fiel al mago dándole respuestas certeras a todas las preguntas. Marchosias esperó durante 1.200 años volver al cielo con los ángeles no-caídos, pero le engañaron. Se muestra como un lobo con forma de hombre, alas de grifo y cola de serpiente, que bajo petición acepta transformase en un hombre.

Mastema: Sinónimo hebreo para Satán.

Melek Taus:  Demonio yesidi.

Mefistófeles: Célebre demonio medieval, que desempeña un papel de consideración en la leyenda del doctor Fausto. Su nombre deriva probablemente del hebraico “mephir”: destructor, y “tophel” mentiroso.

Metztli: Dios azteca de la noche.

Mictian: Dios azteca de la muerte.

Minosón: Demonio femenino protectora de los juegos de naipes, su fama es notable entre fulleros y tahúres; porque la tradición asevera que admira y estimula a los expertos en trucos y trampas. A veces, como pago a sus favores, solicita ser satisfecha sexualmente. Los que dicen haberla poseído testimonian en forma unánime que en este terreno su voracidad es increíble. asociada también con frecuencia a las echadoras de cartas con fines adivinatorios, como las tarotistas; suele establecer con ellas una amistad íntima y fraternal, de mujer a mujer, y les ayuda a despejar sus dudas y a mostrarse más lúcidas y seguras en sus predicciones. 

Midgaard: Hijo de Loki. Representado como una serpiente.

Milcom: Demonio Amonita. Debió ser otro nombre de Mólek, el dios de los ammonitas. Cuando el rey Salomón se apartó de la adoración de Yawhe en las postrimerías de su reinado, edificó lugares altos a Milcom y a otros dioses.

Moloch: Demonio fenicio y canaita.

Mora: Espíritu vampireo de sexo femenino que, cuando ha probado la sangre de un hombre, se enamora de él y lo persigue incesantemente. También chupa los pezones de los niños, extrayendo un líquido acuoso. A veces se le oye agitar las hojas de los árboles o molestar a los animales domésticos. En Checoslovaquia se considera que el Mora es el espíritu de una persona viva que de noche abandona el propio cuerpo para chupar la sangre de otras personas.

Mormón: Demonio griego, rey de los demonios infernales consorte de Hécate.

Murmur: es un Gran Duque y Conde del Infierno, y tiene treinta legiones de demonios bajo su mandato. Enseña Filosofía, y puede obligar a las almas de los difuntos a aparecer ante el mago para responder cada pregunta formulada. Murmur es representado como un soldado cabalgando un buitre o un grifo, y llevando un cuervo. Dos de sus ministros van antes que él haciendo el sonido de las trompetas. “Murmur” en latín significa ruido, susurro, murmullo y el sonido de la trompeta. Algunos autores le dibujan simplemente como un buitre.

Naamah: también conocida como Nahama, Nhama, Naamáh, Nammah o Na’ Ammah es una criatura legendaria demoníaca del folclore hebreo, siendo representada como un demonio o un ángel caído. Se dice que era un súcubo, y al igual que Lilith había tenido relaciones con Adán. Es uno de los cuatro ángeles de la prostitución, y una de las mujeres del terrible demonio Samael. Se le conoce a Naamahcomo la madre de los demonios y fue una de las que corrompiera a los ángeles caídos y su líder Semyaza. Se dice que ocasiona epilepsia a los niños.

Naberius: El demonio Naberius fue mencionado por primera vez por Johann Wier en 1583. Es según antiguos grimorios el Marqués del Infierno más valiente, y tiene diecinueve legiones de demonios bajo su mando. Hace a los hombres astutos en todas las artes (y ciencias, acorde a la mayoría de los autores), pero especialmente en retórica, hablando con una voz ronca. También recupera el honor y la dignidad perdidas, aunque para Johann Weyer él procura que se pierdan. Naberius aparece como un perro de tres cabezas o un cuervo. Tiene una voz estridente pero se presenta como elocuente y afable. Enseña el estilo de vida elegante. Es representado como un cuervo o una grulla negra. Con respecto a su nombre, no está claro si hay una asociación con el Cerbero griego.

Namarwon: Es el espíritu del trueno, de dice que crea el rayo con el pene.  Vive entre las nubes. Se representa con cuernos en la cabeza y con hachas de piedra en las rodillas y codos, que son los símbolos del rayo.  Monta en una nube de tormenta y lanza rayos a los seres humanos.

Nergal: es el dios sumerio-babilonio del inframundo y señor de los muertos, ​ siendo considerado como el aspecto siniestro del dios del sol Utu. Gobierna el inframundo junto a su consorte, Ereshkigal. Aparece como hijo de Enlil y Ninlil, y según la leyenda, fue engendrado cuando Enlil fue confinado a pasar una temporada en el inframundo por violar a Ninlil. Cuando Ninlil va a preguntar por Enlil (a la ciudad del inframundo), este se hace pasar por el portero, le lleva a una habitación le hace el amor y engendran a Nergal Meslamstea​.

Nibbas: Demonio de orden inferior confiere pequeños placeres a la corte infernal, también reina en las visiones, sueños, profecías y éxtasis, se tiene poco miramiento en el infierno por él, pues lo tienen por un charlatán, astuto y profeta.

Nihasa: Demonio de los indios norteamericanos.

Nighna: Demonio al que le gusta penetrar en el seno de las mujeres encintas., cuando estas comen carne o se sientan de noche debajo de un árbol, o en lugar donde confluyan tres caminos, o cuatro, y devora el feto. Tiene una hermana, Mohaní, la engañadora, que, en cambio, transforma los fetos en reptiles.

Nija: Dios polaco del inframundo.

Ocioneo:  jefe de los demonios o malos genios que se rebelaron contra Júpiter, según Jerecides el asirio.

Orias: Demonios de los astrólogos, adivinos, gran marqués del imperio infernal que se muestra bajo la forma de un león furioso montado en un enorme caballo con cola de serpiente y lleva en cada mano una víbora, conoce la astronomía y enseña astrología, trasforma a los hombres y a su voluntad, los hace obtener dignidades y títulos y manda 340 legiones.

Orobas: En demonología, Orobas es un poderoso Gran Príncipe del Infierno, teniendo veinte legiones de demonios bajo su control. Da respuestas certeras sobre el pasado, presente y futuro, divinidad y la creación del mundo; también concede honores y el favor de los amigos y enemigos. Orobas es fiel al mago, no permite que ningún espíritu lo tiente, y nunca engaña a nadie. Se muestra como un caballo y se transforma en hombre a petición del mago.

Ovadiche: Genios o demonios del que los juglares se creen inspirados, él es quien les revela las cosas futuras.

Oze: Gran presidente de los infiernos que se presenta bajo la forma de un leopardo, o bajo la forma de un hombre, hace a sus adeptos hábiles en las artes liberales, responde sobre las cosas divinas y abstractas, transforma al hombre y le hace insensato, hasta el punto de hacerle creer que es un rey o el Papa, OZE trae corona, pero su reinado no dura más que una hora por día.

O Yamma: Nombre japonés para Satán.

Paimon:  según el grimorio Goetia, Paimon o Paymon es un demonio de la Orden de los Dominios y uno de los príncipes demoníacos que supervisan las cuatro direcciones cardinales. Tiene doscientas (cien según otros autores) legiones de demonios bajo su mando. También se considera uno de los demonios más leales a Lucifer. Tiene una gran voz y ruge tan pronto como aparece, hablando de esta manera durante un tiempo, hasta que el conjurador le pide que se modere su tono y, entonces, responde claramente a las preguntas que se le hacen. Cuando el conjurador invoca a este demonio debe mirar hacia el noroeste (al oeste según otros autores), porque allí es donde tiene su hogar, y cuando aparece Paimon se le debe permitir preguntar lo que quiera y debe ser contestado, con el fin de obtener lo mismo de él. A veces Paimon se manifiesta con dos reyes demoníacos menores. Paimon enseña todas las artes, las filosofías, las ciencias y las cosas secretas; puede revelar todos los misterios de la tierra , el viento y el agua, lo que es la mente y todo lo que el conjurador quiera saber, además de conceder títulos dignatarios y ayudar a vencer enemigos. Entre otros poderes que se le adjudican a Paimon se le atribuye el de provocar visiones, resucitar a los muertos, y convocar a espíritus de diversas formas.

Si solo se invoca a Paimon, se debe hacer alguna ofrenda o sacrificio y él lo aceptará; entonces, dos reyes llamados Beball (Bebal o Labal) y Abalam (Abalim) irán con él junto a otros espíritus, a menudo veinticinco legiones; pero estos otros espíritus no siempre Paimon es representado como un hombre con un rostro afeminado (un hombre fuerte con la cara de una mujer según otros autores), vistiendo una preciosa corona, y montando un dromedario. Antes que él, llegan a menudo demonios anunciantes con la forma de hombres, tocando trompetas, címbalos, y cualquier otro tipo de instrumentos musicales.

Pan: Dios griego de la lujuria, posteriormente relegado al reino de los demonios.

Pazuzu: es el rey de los demonios del viento, hijo del dios Hanbi, en la mitología sumeria, asiria y acadia. Para los sumerios, también representaba el viento del suroeste, que traía las tormentas, y también el portador de la peste y las plagas, del delirio y de la fiebre.

Phenex: es un Gran Marqués del Infierno y tiene veinte legiones de demonios bajo su mando. Enseña todas las ciencias maravillosas, es un excelente poeta y es muy obediente al mago. Phenes espera regresar al Cielo tras pasar 1.200 años, pero se engaña a sí mismo con esa esperanza.

Se muestra como un fénix, que canta dulces melodías con la voz de un niño, pero el mago debe advertir a sus compañeros (porque no tiene que estar solos) que no las escuchen y que le pidan transformarse en un humano, lo que el demonio supuestamente hace tras un cierto período de tiempo.

Plutón:  fue el dios del inframundo en la mitología romana. Su equivalente en la mitología griega era Hades, aunque Plutón era más benigno. En cuanto a la etimología del nombre se le confunde con el de Pluto, el dios griego de las riquezas. Plutón era hijo de Saturno y Ops, y esposo de Proserpina, a quien raptó para casarse con él. La madre de Proserpina, Ceres, se afligió tanto que provocó el invierno. Su palacio se ubica en mitad del Tártaro, donde como soberano vela por la administración de su estado y dicta sus inflexibles leyes. Sus súbditos, sombras ligeras y miserables, son tan numerosos como las olas del mar y las estrellas del firmamento: todo lo que Mors, la muerte, cosecha sobre la Tierra vuelve a caer bajo el cetro de este dios, aumentando su riqueza o convirtiéndose en su presa. Desde el día en que inauguró su reino, ni uno de sus ministros infringió sus órdenes, ni uno de sus súbditos intentó una rebelión. De los tres dioses soberanos que controlan el mundo, él es el único que nunca ha de temer la insubordinación o la desobediencia y cuya autoridad se reconoce universalmente hasta el fin de los tiempos.

Pocel: Rey del infierno entre los prusianos al que también llaman Pocel, es al jefe de las hordas de los espíritus aéreos.

Proserpina: (Perséfone) es una antigua diosa cuya historia es la base de un mito de la primavera. Es la equivalente en la mitología romana a la diosa griega Perséfone. Proserpina fue subsumida por el culto de Libera, una antigua diosa de la fertilidad, esposa de Liber. Es una deidad de vida, muerte y resurrección. Era  hija de Júpiter y de Ceres, mujer de Plutón y diosa de los infiernos. Júpiter la condenó a pasar seis meses de cada año en los infiernos con su marido porque comió, habiéndosele prohibido, algunos granos de granada en el sombrío imperio.

Pursan: Gran rey del infierno que se aparece bajo forma humana con cabeza de león, llevando una culebra siempre furiosa, va montado en un oso, dando continuamente el sonido de una trompeta, conoce a fondo lo presente, lo pasado, lo futuro, descubre las cosas ocultas y los tesoros, cuando toma la forma humana, esta es aérea, es padre de los buenos espíritus diabólicos familiares y manda 22 legiones.

Pwca: Nombre gales para Satán.

Quandisa: Demonio femenino de las aguas dulces, que intenta seducir a los jóvenes para después volverlos locos. El día de solsticio de invierno se le ofrecen sacrificios.

Queteb: Demonio que vagabundea durante el mediodía, personificacuón del viento devastador. Se representa como un ser venenoso, cubierto de escamas y pelos. Sólo tiene un ojo visible, ya que el segundo está escondido en el centro de su corazón; es el causante de la epilepsia.        

Rabisu: Demonio probablemente vinculado a la noción de Incubus. Se dice que era tan horrible que a quien lo veía se le erizaba todo el vello del cuerpo. El nombre parece significar “el que vigila”; se trata en efecto, de un ser que montaba guardia en la puerta de los templos. Algunas veces se habla de 24 rabisus, otras, en cambio, parece que se trata de un solo demonio.

Rakshasa: Este demonio al ser invocado tiene una apariencia de enano y presenta un rostro muy horroroso. Es adorado en la India como una divinidad pagana. 

Ratimbati Dua: Divinidad infernal, con un solo diente, con el que devora a los muertos, y alas de llamas en lugar de brazos, con las que vuela por su universo.

Raym: es un gran Conde, se parece a un cuervo, pero cuando está en forma humana y a órdenes del exorcista, roba las maravillas de las casas de los reyes y se lo lleva a donde se le ordene, destroza ciudades, conoce cosas del presente, pasado y futuro, y reconcilia a amigos y enemigos, estaba en la Orden de los Tronos y gobierna treinta legiones. En el Ars Goetia es el espíritu número 40. Es un Gran Duque y al principio aparece en la forma de un cuervo, pero tras la petición del exorcista pasa a forma humana. Su oficio es robar tesoros de las casas de los reyes y llevarlos a donde se le ordena, y destrozar las ciudades y la dignidad del hombre, y revelar todas las cosas del pasado, presente y futuro; y causar amor entre amigos y enemigos. Estaba en la Orden de los Tronos. Gobierna treinta legiones de espíritus; y su Sello es este, el cual se usa como se ha mencionado en otras ocasiones.

Ringetsu: Uno de los demonios Oni, que tiene el cometido de causar las pesadillas, de las que se alimenta el mítico Baku (un animal fantástico de Japón) y es por esta razón, a menudo, es invocado antes de acostarse.

Rimmon: Demonio de orden inferior de poca consideración en el infierno. Fue el primer médico del imperio infernal. Era ado­rado en Damasco y se le atribuye el poder de curar la lepra.

Ronove:  es un Marqués y Gran Conde del Infierno, comandando veinte legiones de demonios. Enseña Retórica, idiomas, proporciona buenos y leales sirvientes y favores con amigos y enemigos. Es representado como un monstruo sosteniendo un báculo, sin detallar su apariencia. También es conocido como un interesado por las almas viejas; a menudo venía a la Tierra para segar almas de humanos decrépitos y animales cercanos a la muerte.

Rubaruba: Es el nombre de un demonio-ciclón: avanza con la cabeza gacha; sus cabellos largos levantan el polvo del suelo el cuerpo, delgadísimo, tiene piernas flacas como husos, largos dedos en las manos y en los pies, huesudos y con las uñas afiladas; los dientes le sobresalen de la boca.

Rusalki: Son hadas acuáticas, que proceden de la transformación de neonatos malditos por sus madres antes del nacimiento, o bien de aquellos que han muerto ahogados, asfixiados o estrangulados. Generalmente son mujeres hermosas de senos generosos y pronunciados, con cabellos negros, rojos o verdes, largos hasta las rodillas, vestidas con una túnica blanca o con hojas. Sus cabellos tienen que estar siempre mojados, de lo contrario mueren; sin embargo, basta con peinarlos para que de la cabellera surja un chorro de agua. Viven, además de en el agua, en los bosques, y aparecen en el tiempo de la siega o durante el Pentecostés. Cantan con voz melodiosa, atrayendo a los nadadores, para luego ahogarlos. Las Ruslkis o Rusalkys se convierten en demonios íncubus con aspecto de criaturas jorobadas y peludas, con garras y un gancho de hierro que sirven para atrapar a los transeúntes, a quienes hacen preguntas, y si la respuesta es equivocada, hacen cosquillas a los desaventurados hasta verlos babear, y entonces los arrastran hasta el fondo del agua. En otras regiones, como en Bielorrusia o entre los eslavos occidentales, las rusalkis pierden el carácter acuático, siendo sólo espíritus de los campos y de los cereales.

Sabasios: es un dios frigio cuyo culto tiene carácter orgiástico. Con frecuencia, en el mundo griego es asimilado a Dionisio y se le considera como un Dioniso más antiguo, hijo de Zeus y Perséfone. Se le atribuía la idea de domesticar los bueyes y someterlos al yugo. Así se explicaban las imágenes que lo representaban con cuernos en la frente.

Sabnock: es un poderoso Gran Marqués del Infierno, el cual tiene cincuenta legiones de demonios bajo su mando. Construye torres altas, castillos y ciudades, fortificándolos con armas, municiones, etc. Proporciona buenos familiares y puede afectar a los hombres durante varios días haciendo sus llagas y heridas gangrenosas o llenándolas con gusanos. Se muestra como un soldado con armadura y armas, la cabeza de un león y cabalgando un caballo pálido.

Sacar. Genio infernal que se apoderó del trono de Salomón, tras tomas Sidonia. Salomón prefería encargar su anillo a su concubina Amina antes del baño. Y un día Sacar tomo las facciones de Salomón y fue ante la concubina y le pidió el anillo, y recibiendo de sus manos el anillo se convirtió en rey, cambiando las leyes en ayuda de la maldad. Luego de cuarenta días Sacar huyo y tiró el anillo al mar, un pez se lo comió, el mismo que al ser comprado por Salomón a un pescador permitió recobrar el reino.

Shax: es un demonio marqués (y un duque para algunos autores) del infierno; que tiene bajo su mando a treinta legiones de demonios. Él se convierte en la vista, la audición y la comprensión de cualquier persona en virtud de la solicitud del conjuro y roba dinero a los reyes de las casas, devolviéndolo en 1.200 años. También roba caballos y todo lo que el que lo invoque desee. Shax también puede descubrir cosas ocultas si no están protegidas por espíritus malignos. Shax se piensa que es fiel y obediente, pero es un gran mentiroso y engaña al que lo invoque a menos que sea obligado a entrar en un triángulo Mágico. Donde hablará «maravillosamente» y dirá la verdad.

Sallos: es un poderoso Gran Duque que gobierna treinta legiones de demonios. Es de una naturaleza pacífica y hace que los hombres amen a las mujeres y las mujeres amen a los hombres. Es representado como un galante y apuesto soldado, con un cuervo, y cabalgando un cocodrilo.

Samael: Sun ombre en hebreo significa “el veneno de Dios” o la “Cegera de Dios” es un importante arcángel en la tradición talmúdica y pos-talmúdica, una figura quien es acusador (satán), seductor y destructor, y ha sido considerado tanto como bueno como malo. Las escrituras rabínicas describen a Samael como el ángel guardián de Esau[ y el patrón de Edom (o el Imperio Romano).

Es considerado en los textos talmúdicos como un miembro de la hueste celestial (en ocasiones con deberes macabros y destructivos). Una de las funciones más importantes de Samael en la tradición judía es la del principal arcángel de la muerte. Sigue siendo uno de los siervos de Yahvé incluso cuando perdona los pecados del hombre. Como ángel, Samael reside en el séptimo cielo, aunque es declarado el ángel principal del quinto cielo, razón de su presencia en el trono de gloria del séptimo cielo.

En el judaísmo, se dice que Samael es el ángel de la muerte, y a veces el nombre de Satán según él. Mientras que Satán describe su función como acusador, Samael se considera su nombre propio. Mientras que Miguel defiende las acciones de Israel, Samael tienta a las personas al pecado.[7] También se le considera uno de los siete arcángeles, gobernante sobre el Quinto Cielo, y comandante de dos millones de ángeles. Yalkut Shimoni (I, 110) presenta a Samael como el ángel guardián de Esau.

En La Sagrada Cábala (Arthur Edward Waite, 255), Samael es descrito como la «gravedad de Dios», y es enumerado como quinto de los arcángeles del mundo de Beri’ah. También en la Cábala, se dice que Samael es la serpiente que tentó a Eva al pecado. Samael entonces se convirtió en el esposo de la primera esposa de Adán, Lilith. Lilith es un demonio creado junto a Adán, originalmente para la función que ejecutaría Eva. Samael, creó con ella una hueste de niños demonios, incluido un hijo, la «Espada de Samael» (o Asmodeo).

Samigina: es un gran Marqués de la primera orden del infierno. Aparece en la forma de un pequeño caballo o asno y luego en forma humana cuando se lo ordena quien lo invoca. Habla con voz ronca. Gobierna sobre 30 legiones infernales.

Enseña todas las ciencias liberales y da cuenta de las almas que murieron en pecado.

Sargatanás:  reviste el grado de brigadier de las milicias del Averno. Tiene el poder sobre la invisibilidad, enseña cada una de las astucias humanas y las ciencias secretas.

Satanás: Es el nombre con el que con más frecuencia aparece indicado el diablo en tanto que entidad personal; en efecto, en el Antiguo Testamento, la palabra satán aparece muchas veces, pero como sustantivo común, con el significado de “opositor”, “adversario”, solo en tres lugares (Zacarías III, Job I y II; Crónicas XXI, 19) el sustantivo parece adquirir un carácter personal: en los dos primeros pasajes se utiliza todavía en sentido genérico, pero dotado de artículo determinado (el adversario), mientras que en el primero aparece indicado sin artículo, como un auténtico nombre propio. En la literatura rabínica, la personalidad de Satanás, todavía incierta en el Antiguo Testamento, adquiere características específicas: se puntualiza que el maligno pertenecía originalmente a los Serafines, pero que, dado que manda sobre todos los demás ángeles caídos pertenecientes al mismo tipo, está dotado de doce alas, en lugar de seis, para subrayar su preeminencia. Con frecuencia, en la literatura hebrea Satanás se identifica con Samael.       

Satanachia: comandante en jefe del ejército satánico, conocedor de todos los planetas; tenía una fuerza peculiar sobre las madres.

Semiyaza (Semyaza): El líder de los Ángeles que bajaron del cielo para casarse con las hijas de los hombres a veces se asocia con Lucifer y / o Satanás. 

Sekmet: Es la diosa de la mortandad y de la peste, y representa el poder destructivo del sol.  Su nombre deriva de Sekkem, ser fuerte, poderoso. El principal centro de culto era Menfis. Se representa como una mujer con cabeza de león y, a menudo, se la empareja o confunde con la diosa Bastet (Bast). A veces las dos diosas se identificaban como formas de Hathor. Sekmet aparece también como una diosa con el cuerpo de serpiente: en este caso adquiere el nombre de Mehenet y personifica las lenguas de fuego mortal del sol. Mediante un rito determinado era posible aplacar la furia destructora de la diosa y erradicar las epidemias: una de las más antiguas corporaciones de médicos eran sacerdotes de Sekmet.

Seere: es un Gran Príncipe del Infierno con veintiséis legiones de demonios bajo su mando. Puede ir a cualquier lugar de la Tierra en cuestión de segundos para cumplir el deseo del mago, trae abundancia, ayuda a encontrar tesoros escondidos o robados, y no es un demonio malvado sino de buena naturaleza, siendo indiferente a la maldad. Se muestra como un hombre cabalgando un caballo alado y se dice que es atractivo.

Set: (Seth) encarnación egipcia del mal, análogo al Tifón griego, portador de las sequías, la infecundidad y la destrucción. Se manifestaba por el simún (fuerte tormenta de arena del desierto), que todo lo aniquilaba a su paso; los animales que le eran consagrados son el escorpión, el cocodrilo, el asno y el cerdo padre. Se lo identificaba como un dios-serpiente, pero también con cabeza de asno; otras veces se lo describe como un monstruo indefinible, con cuerpo de lebrel, muy alargado, orejas largas y recortadas, ojos mongólicos y una cola larga y bífida.

Shaitán: es como se conoce a un genio maligno en árabe, también conocido como Iblís. Satán o Shaitán   es a la vez nombre y adjetivo. Como adjetivo significa «travieso» y como nombre, «el que se enfrenta», «el que se opone» o «diablo». En la cultura popular islámica, Shaitán se traduce frecuentemente como «el demonio», pero puede referirse a cualquiera de los seres que se rebelaron contra Alá. Su significado equivale a la palabra española Satán.  

Según la teología islámica los ángeles, por su propia naturaleza, no tienen la libertad de desobedecer a Alá, de lo cual se deduce también que Shaitán no podía ser un ángel, sino un genio, pues de lo contrario no le habría sido posible desobedecer a Alá. Un día, éste dijo a sus creaciones que uno de ellos se volvería contra él. Los ángeles corrieron a Iblis, sabiendo que Alá escuchaba sus súplicas. Iblis rogó entonces a Alá que no dejara que ninguno de los ángeles se volviera contra él, pero no se incluyó en la súplica, ya que se consideraba a salvo. Pero cuando Alá creó a Adán, todos los ángeles se postraron ante él, excepto Iblis, que rehusó obedecer.

Iblis se consideraba superior a Adán, que fue creado del barro, mientras que él fue creado del «fuego sin humo». Por este acto de desobediencia, Alá lo condenó al infierno por toda la eternidad, pero le dio tiempo hasta el día del Juicio Final. Durante ese tiempo, trataría de corromper a los seres humanos como una forma de venganza. Por rehusar obedecer a Alá, fue expulsado del paraíso y a partir de entonces fue llamado Shaitán. Y según las teorías dadas, tiene su gran sillón sobre el agua. En la teología islámica, Shaitán y sus subalternos son considerados los susurradores, que susurran en los corazones de hombres y mujeres, urgiéndoles a cometer pecado.

Shamad: Otro nombre de satanás, significa “el destructor”.

Sitri:  es un Gran Príncipe del Infierno que reina sobre setenta legiones de demonios. ​ Causa que los hombres amen a las mujeres y viceversa, y tiene el poder de hacer que la gente se muestren desnudos si así lo desea. También revela secretos de las mujeres, burlándose de ellas. Es representado con la cara de un leopardo y las alas de un grifo, pero bajo petición de la persona que lo convocó se transforma en un hombre muy apuesto.

Stolas:  también escrito Stolos, es un demonio que aparece ilustrado en el Dictionnaire Infernal editado en 1863 y descrito por Collin de Plancy y en el Pseudomonarchia daemonum de Johann Wier de 1583. En la demonología, Stolas es un gran príncipe del infierno, ordena a veintiséis legiones de demonios (veinticinco según otros autores). Además, enseña la astronomía y el conocimiento de las plantas tóxicas, las hierbas y las piedras preciosas. Es representado como un búho coronado con piernas largas, como un cuervo, o como un hombre. (v. Estolas)

Súcubo: El súcubo, según las leyendas medievales occidentales, es un demonio que toma la forma de una mujer atractiva para seducir a los varones, sobre todo a los adolescentes y a los monjes, introduciéndose en sus sueños y fantasías. En general son mujeres de gran sensualidad y de una extrema belleza incandescente.

Supay:  Es un demonio de la la mitología Inca. Supay era a la vez el dios de la muerte y el señor del inframundo. Supay fue con la personificación de toda la maldad. Sin embargo, podía ser considerado un ser tanto malo como bueno.

Sydonay Es el diablo destructor, es en los infiernos el Superintendente de los garitos de juego. Sembró la disipación y el error, y es él que poseyó a la joven Sara, de la que estaba enamorado, y le ahogó siete maridos antes de que se case con su primo Tobías. Los rabinos cuentan que destronó a Salomón, pero que este lo cargo de hierros y le obligó a ayudarle en la construcción del templo de Jerusalén. Es bien sabido que habiéndose expulsado Tobías por medio del humo, de la hiel de un pescado, Rafael aprisionó a Asmodéo en Egipto, donde Lucas lo pudo ver en uno de sus viajes. Asmodéo es adorado en un templo en el desierto de Ryanneh, donde arroja los demonios del cuerpo de los maridos y torna fecundas a las mujeres estériles si pasan un día entero en su templo. Asmodéo es la Serpiente que sedujo a Eva, representó a u rey de tres cabezas, la primera de toro, la segunda de hombre y la tercera de cordero; tiene cola de serpiente, patas de ganso y un aliento inflamado. Va a caballo de un Dragón, llevando en la mano un estandarte y una lanza, pero siguiendo el orden de la jerarquía infernal esta sometido al Rey Amoymoon. Este demonio hace entrega de anillos astrológicos, enseña geometría, aritmética, astronomía y también ayuda a encontrar tesoros. Comanda setenta y dos legiones de diablos (Vea tambien Asmodéo o Osmoday.

T’anmo: Contraparte china del diablo, significa el deseo desenfrenado.

Tammuz:  es el señor de los incendios. Demonio que incita a los hombres a tortura, los brujos lo invocan para las obras de odio y destrucción, además para la obtención de talismanes con los que conseguir y retener el amor de alguien.

Tezcatlipoca: Dios azteca y tolteca considerado el oponente de Quetzalcóatl. Dios supremo presente en cada lugar y en cada cosa, dios creador, solar, adjudicado al norte y asociado al frío y la oscuridad, proveedor de la buena y mala suerte, patrón de la guerra y los guerreros. Algunos americanólogos consideran que Tezcatlipoca es verdaderamente un dios todopoderoso y omnisciente, puesto que tenía tantas formas e interminable poder. Podía predecir el futuro con solo mirar su espejo de obsidiana. Conocía todas las acciones de los seres humanos, juzgándolos por ellas, muchas veces de forma severa. Sin embargo, era tramposo y podía cambiar de forma intempestivamente.

Tifón. Viento espantoso que azota los mares de Asia y ha dado el título a una de las novelas más afortunadas del ex capitán Conrad. Pero en la antigüedad helénica Tifón o Tifeo fue un Diablo verdadero, símbolo poderoso e iracundo del Odio y del Mal. Según algunos, era hijo de Gea y de Tártaro; según otra tradición, su nacimiento fue debido a la discordia conyugal de la suprema pareja celeste. Tifón lo mismo que Satanás, fue el Dios de las Tinieblas y de la Muerte, el enemigo de las divinidades solares, el autor de los cataclismos atmosféricos y telúricos, que desencadena los elementos y amenaza y diezma la débil raza de los hombres.

Tot: es el dios de la sabiduría, la escritura, la música, los conjuros, dominio de sueños, el tiempo, hechizos mágicos y símbolo de la Luna en la antigua mitología egipcia. También se puede ver escrito como Thot, Toth o Thoth.

Tunrida: Diablesa escandinava de esbelta figura, pero de punzantes ojos citrinos, lleva en su cabeza grandes cuernos de toro o de búfalo, su piel es rojiza y escamosa, provista de pies ungulados como las pezuñas de las cabras, garras afiladas, y cola terminada en un aguijón. Posee una gran fuerza y los arañazos de sus garras inoculan un poderosísimo veneno mortal al igual que el aguijón de su cola, tiene poder sobre el fuego y puede dirigirlo a voluntad a través de un báculo que usa como una antorcha incandescente para fulminar a sus enemigos. A menudo la acompaña un monstruoso perro con aspecto de hiena de grandes proporciones que posee un hedor espantoso de azufre, el cual también exuda lava y vapores venenosos y es capaz de exhalar fuego por sus fauces.

Ubume: Espíritu del mundo infernal, que se presenta bajo el aspecto de una vieja con un niño en brazos. Cuando se cruza con un viandante le pide que le sujete un momento el pequeño, y entonces desaparece. El pobre transeúnte se encuentra con ese fardo que minuto a minuto aumenta hasta que se le cae al suelo con el aspecto de una roca, pero si no lo suelta a tiempo, muere aplastado. 

Uker: Espíritus malévolos y malolientes que atentan contra la salud de los lactantes. Se trata de mujeres muertas prematuramente y sin hijos. El uker sólo vive hasta el momento en que la mujer deberá haber muerto naturalmente.

Unsere. Es la demonia de las hechiceras y las brujas, los que la invocan siempre lo hacen por la fertilidad y satisfacción sexual, también es la bruja de la pasión y la lujuria, a pesar de no comandar varias legiones de demonios, tiene influencia en Lilith y Satán.

Utukku: Nombre que indica de forma genérica a los demonios, pero que también hace referencia, más concretamente, a una categoría de espíritus de los muertos, capaces de matar o herir a los vivos sólo con la mirada. Viven en los desiertos, en los cementerios, en las montañas o en el mar. Tienen cabeza de león, manos humanas y pies de pájaro, según aparecen en la iconografía. En los textos escritos, en cambio, es difícil hacerse una idea de su aspecto; se dice que ningún obstáculo los detiene; pueden atravesar muros, escurrirse por debajo de las puertas como serpientes; fueron procreados por el dios Anu, pero no se reproducen y no tienen sexo.  Son los enemigos del dios Ea; gobiernan las tempestades, llevando la destrucción a todas partes. Además, dividen a las familias y arrancan a los niños del regazo de las madres.

Uzüt: Espíritus infernales, evolucionados de los espíritus normales de los difuntos. Viven en los cementerios y son invisibles, salvo para los chamanes y para los perros que, cuando aparecen, ladran. Se mueven como torbellinos, apoderándose de las almas de los viandantes, en cuyos cuerpos entran pasando a través de la boca para llegar al estómago, causando, dolores lancinantes. Entonces es necesario liberar al invadido recurriendo a exorcismos.

Valac: es un Gran Presidente del Infierno, teniendo treinta (treinta y ocho para otros autores) legiones de demonios bajo su mando. Volac da respuestas certeras sobre tesoros ocultos; revela dónde pueden ser vistas las serpientes, y las obliga a comportarse mansamente ante el mago. Se dice que aparece como un pequeño chico pobre con alas de ángel cabalgando un dragón de dos cabezas.

Valefor: Es representado como un león con cabeza de hombre o de burro. Tienta a la gente a robar y se encarga de mantener buenas relaciones entre ladrones, pero luego se los lleva al infierno. Valefor concede buenos espíritus familiares. Comanda diez legiones de demonios.

Vanth: Demonio femenino del mundo de los muertos. Tiene alas y en cada una de las alas un ojo. Como otros demonios etruscos, con el tiempo, tiende a despersonalizarse y a presentarse como toda una categoría de seres. A veces las alas desaparecen de los hombros y se convierten en unas alitas situadas en la cabeza. A veces también tiene unas serpientes que se asoman entre los cabellos, derivadas de las imágenes de las Gorgonas griegas.

Vapula: es un poderoso Gran Duque del Infierno quién comanda Treinta y Seis legiones de demonios. Enseña filosofía, mecánica y ciencias. Vapula es descrito como un León con alas de Grifo.

Vassago:  es, en demonología, una de las entidades que se invocan en rituales de alta magia, generalmente para descubrir los secretos de las mujeres. Su identidad es dual, y algunas autoridades lo describen como un ángel caído que se especializa en revelar el futuro y en encontrar cosas perdidas. En el Ars Goetia según los demonólogos se invoca en la alta magia se cree que es uno de los príncipes del infierno que tiene a su cargo 26 legiones. En el Lemegeton, o sea en el grimorio titulado la clavícula de Salomón, que es uno de los libros más populares de demonología, es descrito como «un príncipe poderoso» que posee la misma naturaleza de Agares, dice que es un espíritu de naturaleza «buena» y que declara todas las cosas del pasado y del futuro. Una declaración de un mago que lo invoco dice: apareció «como un hombre de montar un cocodrilo y llevando en la muñeca derecha un azor. Sus ojos son huecos y ve a otras dimensiones, pero es ciego en esta dimensión.» Otra dice que parece «un dragón de color rojo sangre, que se extiende unos 30 pies de largo con grandes alas, de color rojo. Camina en cuatro piernas, tiene ojos verdes y colmillos blancos que cambia de forma.

Vepor: Según los demonógrafos es uno de los duques del infierno, poderosísimo y malvado.  Tiene la forma de una sirena-pez y dirige a los buques contra los escollos. Tiene a sus órdenes 29 legiones de diablos.

Vine: En demonología, VineViné o Vinea es un conde y también un rey del Infierno, comandando treinta y seis legiones de demonios. Puede revelar el pasado, presente y futuro, descubrir brujas y cosas escondidas, crear tormentas y hacer que el agua se enfurezca por medio de ellas, derribar muros y construir torres. Este demonio es representado como un león sosteniendo una serpiente en su mano y cabalgando un caballo negro. La etimología de su nombre parece ser la palabra del latín vinea, «vino», que es también el nombre dado a las antiguas máquinas de guerra hechas de madera y cubiertas con cuero y ramas, usadas para derribar muros.

Vritra: Demonio de la sequía, llamado también Apsu-Jit. “el vencedor de las aguas”. La muerte de este monstruo, por lo general considerado un Naga, a manos de Indra, constituye uno de los mitos centrales del Rigveda y se conecta con el tema universal de la lucha contra el dragón cósmico.  

Wal: es un poderoso Gran Duque del Infierno, comandando treinta y siete legiones de demonios. Proporciona el amor de las mujeres, causa amistad entre amigos y enemigos, y revela cosas del pasado, presente y futuro. Uvall es presentado como un dromedario que tras un tiempo se transforma en hombre, y habla en egipcio, pero no perfectamente, con una voz profunda.

Wjeschitza: Es un espíritu íncubo femenino, con grandes alas, que asfixia con sus abrazos o vuelve locos a los hombres durante el sueño, subiéndoseles al pecho.

Xolotl: Dios del mundo inferior, considerado a veces como el gemelo o la parte adversaria de Quetzalcoatl. Tenía aspecto de perro y acompañaba al sol durante su viaje a los países de la noche. Tal vez sea un aspecto del planeta Venus que aparece al anochecer, que se creeíaque acompañaba al sol durante la noche, hasta encontrar el otro aspecto de Venus el matutino, que se identificaba con Quetzacoatl. A menudo se representa con largos colmillos prominentes y la lengua colgando. Xolotl también era el dios de los monstruos biológicos y de los gemelos; este hecho proporciona una nueva relación astrológica, inusitada, entre el planeta Venus y los nacimientos monstruosos. También era el dios de las metamorfosis y está asociado a un anfibio llamado axolotl.

Yama: Es el Señor de la Muerte para los hindúes. El aspecto de Yama es el de un hombre con dos o cuatro brazos (las representaciones varían), piel verde, ropas rojas, una maza en una mano y en otra (del otro lado) un lazo con el que recoge a los muertos. A veces se lo retrata montando un búfalo negro y la tradición afirma que su aspecto varía según la naturaleza moral y espiritual del difunto. Así, para el hombre bueno Yama se manifiesta con aspecto agradable y sonriente, pero para el malvado Yama asume un rostro aterrador, rodeado de largos cabellos y dotado de dos pequeños y siniestros ojos hundidos.  El mito religioso afirma que Yama tiene el rol que tiene porque fue la primera persona en morir y encontrar el sendero al otro mundo, tras lo cual comenzó a guiar a los demás en el más allá, aunque después los dioses Brahma y Vishwakarma pensaron que era conveniente darle a Yama un lugar para que juzgue a las almas, por lo cual le construyeron su morada en el inframundo y le dieron dos perros de cuatro ojos para que vigilen el camino que lleva hasta él.

Yaotzin: Demonio azteca, era adorado por los hombres con sacrificios de los mismos humanos.

Yatu: Demonios o espíritus malvados, reconocibles por sus pies o pezuñas de animal. Pueden provocar enfermedades. Sobre todo, en los niños; y también pueden actuar sobre los fetos, provocando el nacimiento de niños deformes. Para protegerse de los yatus se pueden usar ungüentos vegetales o seguir ritos propiciatorios. Con frecuencia viven en el interior de las piedras; de ahí que sea necesario, antes de esculpir imágenes divinas, contar con su favor.   

Yecum: fue la encargada de frustrar el intento de rebelión de los ángeles caídos. Para ello adoptó la forma de una mujer de belleza inigualable. Los ángeles y sus híbridos perdieron todo interés por las mujeres mortales y se enamoraron simultáneamente de ella.
Se dice también que, por pedido divino, Yecum accedió al amor colectivo y congregó una multitud de ángeles en un valle perdido de Oriente, donde se organizó una bacanal cuyos ecos todavía reverberan en las arenas.

Cuando la lujuria dio paso al hastío y el agotamiento, los ángeles y sus hijos advirtieron la naturaleza ponzoñosa del sexo de Yecum, los más poderosos se transformaron en demonios al instante y los de bajas jerarquías fenecieron en el mismo orden en el que habían accedido a sus dones.
Aunque parezca extraño, el caso de Yecum no es el único en el que un miembro del infierno colabora activamente con los planes divinos. En más de una ocasión han actuado para impedir que el desorden se apodere de la armonía maniquea de la Creación.  Ahora bien, ¿cuál fue el destino de Yecum? Nadie lo sabe realmente.  Algunos sostienen que Dios le propuso absolverla de todos sus pecados. No obstante, Yecum no veía en los excesos del amor ningún pecado que deba absolverse; de modo que declinó la propuesta y continuó en aquel salón tibio de las profundidades, donde mujeres de incuestionable técnica deciden por sí mismas acerca de su libertad.

Yemma Ten: Es el rey del infierno. Su torvo rostro, de color rojo, se distingue por los afilados colmillos que sobresalen tanto del labio superior como del inferior. Su primera estatua, se dice, no se esculpió hasta el 1300 y lo hizo un redivivo: Yemma, en efecto, escandalizado porque nadie en el mundo conocía su aspecto, ordenó a un hombre recién muerto que volviera a la tierra y moldeara su imagen; se dice que esta imagen es la que aún puede admirarse en el templo de Enoshima.

Ye Towang: Gobernante chino del infierno.

Zaebos. Gran conde de los infiernos, tiene aspecto de toro con alas de grifón. Hace monedas de metal, cambia el agua por vino, la sangre en aceite, el insensato en sabio, el plomo en plata, el cobre en oro y le deben obediencia veinte legiones.

Zagan: es un rey y presidente del infierno, comanda treinta y seis legiones de demonios. Puede Convertir el vino en agua, el agua en vino y la sangre en vino. Otro de sus poderes es convertir el metal en monedas hechas de ese metal (ej: plata en monedas de plata).

Se le describe como un hombre con cabeza de toro y alas de grifo.

Zamag. Gran rey y presidente del infierno, tiene aspecto de hermoso soldado, montado en un cocodrilo, y cuya cabeza esta adornada con una corona, su genio es placentero.

Zalir: Demonia que reina sobre las relaciones lésbicas. Cuida y adoctrina a sus discípulas con un amor que va mucho más allá de lo meramente sexual. Incansable, no obstante, en su deseo de mujeres, hasta se afirma que no discrimina a sus amantes ni por su edad ni por su belleza. No establece preferencias ni categorías. La variedad y la sutileza de lo femenino tiene en ella su confirmación y su espejo.Principio del formulario

Zamunín: (Iset, Eisheth) Demonio femenino protectora de cortesanas y prostitutas, y en general de toda mujer que pueda ser considerada como tal, por sus circunstancias o por la moral dominante en la sociedad en la que le haya tocado vivir.  No hace distinciones de rango, prestigio o clase social, ni juzga jamás a sus difamadas amigas, a las que atiende con celo maternal cuando se encomiendan a su amparo.

Zepar: es un demonio. Duque de la 2ª orden del infierno, es un demonio principalmente relacionado con las perversiones sexuales. Alienta a los hombres, a cometer fuertes pecados sobre todo sexuales ya sea con niños o animales y también practicar la homosexualidad e incita a las mujeres al adulterio y al lesbianismo. Tiene la forma de un guerrero común y comanda 28 legiones.


Nota:

La Información de la entrada y del archivo descargable, son recopilaciones hechas de diversos diccionarios de demonología tales como «La Enciclopedia de Demonios y Demonología» de R. E. Guiley, «El Diccionario Ilustrado de los Monstruos» de M. Izzi; «El Diccionario Infernal» de collin de Plancy; «Ars Goetia» del rey Salomón y otros textos y algunas fuentes digitales proporcionadas por google.


Arcanos de la Sabiduría

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: